Haz clic aquí para volver a la página de inicio
una Ventana desde Madrid

Pueblos de Madrid

Titulcia


Titulcia, vista parcial de El Cerrón

Titulcia, vista parcial de El Cerrón.

Al Sureste de Madrid, a unos 42 km de la capital y a una altitud de 509 metros, se encuentra el municipio de Titulcia, el cual, con sus 9,9 km2 de superficie, constituye uno de los términos municipales más pequeños de toda la comunidad autónoma. Con una población de 1.304 personas1, limita, al Este, con Chinchón, al Sur, con Aranjuez, y al Oeste y Norte, con Ciempozuelos.

En su superficie, destacan las depresiones de los ríos Jarama –con accidentados barrancos que en época de lluvia dan lugar a torrenteras2– y Tajuña, situadas, respectivamente, al Oeste y Sur de su territorio. El punto más alto del término, el Vedadillo, con una altitud de 625 metros, lo encontramos al Norte del término, entre una vegetación típica de páramo (terreno yermo, raso y desabrigado) como es la mezcla de matorrales gipsícolas (plantas con preferencia por los suelos rocosos o yesíferos) con los de encinas y quejigos, y coscojares3 arbustivos. Si continuamos desplazándonos hacia el Sur, aparece un terreno más erosionado, con matorrales y plantaciones de secano. Ya en el Sur, tenemos, con 494 metros, el punto de menor altitud del término y la vega del Tajuña, en donde hace su aparición la característica vegetación de ribera, como los juncares, las arboledas de álamos, alisos, chopos, fresnos y sauces, y los pastos.

Este municipio forma parte del Parque Regional del Sureste y en él hay que destacar la existencia, junto a la orilla del Jarama, del soto7 de Bayona, con sus bosques de álamos, chopos, sauces y tarays, además de carrizos8 y cañas.

En cuanto a los cauces fluviales que lo recorren, el término se encuentra atravesado por los ríos Jarama y Tajuña. El primero, de gran anchura, lo que da lugar a la existencia de islas a lo largo de su curso, como la de Peñalba, discurre por el extremo Oeste del municipio, separándolo del vecino Ciempozuelos; por su parte, el segundo forma en el Sur, junto a los varios caces9 de que dispone, una vega de gran fertilidad para ir a verter sus aguas sobre el Jarama a una distancia de un kilómetro de Titulcia.

Entre las vías pecuarias con que cuenta, siete cordeles10 y dos coladas14, es interesante mencionar el Cordel de Galiana, o Senda Galiana, también conocida como Carretera Pedregosa durante la Edad Media, y que podría ser una antigua calzada romana que comunicaba las tierras de Toledo con Talamanca. Su trayecto es de Nordeste a Sureste, atravesando el núcleo de población, y, además de ser uno de los principales ejes de comunicación del término, sirve de vía de comunicación con la urbanización El Vedadillo. Paralelo a este cordel, trascurre, con dirección Suroeste-Nordeste, el oleoducto15 Rota-Zaragoza.

En el Sur del municipio, en el llano situado junto a la colina El Cerro, de 559 metros, tenemos el núcleo de población. Esta colina cuenta con cuevas que han sido pobladas desde la antigüedad y, actualmente, sus laderas se hallan cubiertas con un gran número de viviendas que han sido levantadas en las últimas décadas. Es preciso mencionar que el antiguo núcleo de población fue destruido durante la Guerra Civil Española (1936-1939), por lo que el actual trazado urbano corresponde al proyectado por la Dirección General de Regiones Devastadas al finalizar el conflicto.

Titulcia, Plaza Mayor y Ayuntamiento con la Casa del Médico a la izquierda y  la Casa Rectoral a la derecha

Plaza Mayor y Ayuntamiento con la Casa del Médico a la izquierda y la Casa Rectoral a la derecha.

Sobre el origen de su nombre, éste proviene de la antigua idea de que el pueblo se levantaba sobre la desaparecida ciudad romana de Titulcia, por lo que en el siglo XIX, conforme a la solicitud del conde de Torrehermosa, se cambió su antigua denominación de Bayona de Tajuña por la actual de Titulcia. Sobre el primitivo nombre de Bayona, según algunas fuentes, ésta es una palabra ibérica con la que se puede decir río bueno, pero según otras, puede derivar de Ba-luna, cuyo significado sería asentada sobre terreno cenagoso. Igualmente, también puede significar colina del río, por El Cerrón, o venir de bayón, una planta que crece en las orillas de los ríos.

Antes de situar los orígenes de Titulcia, debemos tener en cuenta que al estar situada esta ciudad entre dos valles, los de los ríos ya mencionados Jarama y Tajuña, hace que el lugar haya sido particularmente atrayente para el asentamiento humano, por lo que en él se pueden localizar diferentes yacimientos arqueológicos. De hecho, en el término se han hallado restos pertenecientes a la industria lítica16 achelense17, lo que ha dado lugar a la posibilidad de que los primeros pobladores, de hace unos 300.000 años, tuvieran carácter nómada y aprovecharan las numerosas cuevas que encontramos en los cortados existentes sobre el río Jarama. También son particularmente importantes las monedas encontradas entre este río y el Cordel de Galiana, o los restos de cerámica celtibérica, trabajada en torno, pintada con bandas castañas o rojas y decorada con estampillas20.

Igualmente celtibérica es la necrópolis21 datada en el siglo III a.C. y situada en la ladera de El Cerrón, en la que se hallaron los restos de un urna cineraria22 de cerámica realizada a mano, así como dos pomos23 trabajados en torno, negros bruñidos y en uno de los cuales se encontraron unas pinzas de depilar de bronce. Como se piensa que el poblado celtibérico de Bayona se levantaba en la cumbre de El Cerrón, se da la particularidad de que no hay otro yacimiento en Madrid en el que el poblado y su necrópolis estén situados tan cerca.

En los últimos años, se ha llevado a cabo una serie de intervenciones arqueológicas de las que se puede extraer que aquí, en época prerromana, existió un asentamiento elevado, un oppidum, extendido por unas doce hectáreas de terreno y que podría haber estado fortificado. Dicha ocupación indígena parece que fue abandonada en el siglo II a.C., antes de la llegada de los romanos al lugar. Tanto del asentamiento carpetano24 como del romano, se han localizado sendas necrópolis, estando datada la de este último período en el siglo I d.C.

Otros restos aparecidos en El Cerrón son los de época romana hallados en las cuevas de la Mora y de los Vascos25. Asimismo, son romanas las grandes cantidades de Terra Sigillata26, monedas del tipo del jinete ibérico, cerámicas, bronces y vidrios halladas cerca de la Senda Galiana.

Debido a todos estos hallazgos, es por lo que algunos historiadores creen que la Titulcia de época romana podía existir ya para el 220 a.C., cuando en la primavera de dicho año, el general cartaginés Aníbal pasó desde la región del río Duero a la del río Tajo a través de un camino que podía existir entonces entre Segovia y Titulcia. Pocos años después, en particular en 184 a.C., sucedió la derrota que los romanos, dirigidos por los pretores27 Lucio Quinto Crispino y Cayo Calpurnio Pirón, sufrieron frente a los carpetanos y que es narrada por el historiador romano Tito Livio (59 a.C.-17 d.C.). Dicho enfrentamiento tuvo lugar, al parecer, en el sitio conocido como El Calvario.

Titulcia, Iglesia de Santa María Magdalena en el lateral Este de la Plaza Mayor

Iglesia de Santa María Magdalena en el lateral Este de la Plaza Mayor.

Una vez romanizada la península, Titulcia se convierte, según el Itinerario de Antonino28, en un nudo de comunicaciones de notable importancia, el más importante del centro peninsular, al ser la XIX mansio29 de la vía 24, de Mérida por Salamanca a Zaragoza; la V de la vía 24, de Mérida a Zaragoza por el Guadiana y Toledo; la X de la vía 29, también desde Mérida a Zaragoza, pero, en este caso, pasando por Fuenllana en la Bética; y la XI, de Astorga a Zaragoza por Cebrones.

No obstante, a pesar de que Titulcia es nombrada igualmente tanto por el geógrafo griego Ptolomeo (100 d.C.-170 d.C.), que incluso le asigna las coordenadas de 13º de longitud y 41º20' de latitud, como en el Anónimo de Rávena30, del siglo VII, sus restos no habían sido hallados aún, existiendo diferentes opiniones sobre su posible localización, al situar ésta tanto entre las localidades de Villanueva de la Cañada y Majadahonda como cerca de Aranjuez o de Carranque, en Toledo. Conforme a la información existente sobre esta ciudad, o a la carencia de ella, todo indica que ésta desapareció antes de que los árabes invadieran España. No obstante, los hallazgos de los últimos años en torno a la localidad actual de Titulcia hace que para algunas fuentes no queden ya dudas de que el emplazamiento de la antigua Titulcia de la que hablan los romanos como una de las dieciocho ciudades de la Carpetania se encontrara aquí.

Independientemente de que la Titulcia romana estuviera en esta zona o no, sí es cierto que en el municipio que hoy lleva su mismo nombre han aparecido diversos restos romanos, como la siguiente inscripción: “ACILIA. ANNEZA. SIBI. ET. L. AEMILIO. MATERNO. MARITO. ET. AEMILIAE. MATERNAE. FILIAE. VIVA. FECIT. I.D.D. H.L.H.N.S.”, encontrada en el propio núcleo de población; los muros, de un considerable grosor y levantados con mampostería31 de piedra, descubiertos en El Cerrón; o el monasterio que a principios del siglo IV d.C., alrededor del año 308, pudo existir donde confluyen los ríos Jarama y Tajuña, y que estuvo dirigido por los santos Fabriciano y Filiberto, martirizados durante la persecución religiosa sufrida por los cristianos entre los años 303 y 311.

A partir de esta fecha, no se vuelve a saber nada de Titulcia (se cree que la ciudad puede haber desaparecido aún antes de la invasión árabe) hasta después de la reconquista cristiana de Toledo, en el año 1085, cuando se inicia la repoblación de la zona.

En el siglo XII, en el año 1150, Alfonso VII, rey de Castilla y de León, concede a la iglesia de Segovia la zona de La Requejada, lugar situado dentro del hoy término municipal de Titulcia, con el fin de que establezca allí una aldea de la que se desconoce actualmente su localización. Posteriormente, en 1154, la propiedad vuelve a manos del rey y el soberano la cede nuevamente, junto al castillo de Ribas, al arzobispo de Toledo. En 1190, mediante un privilegio33 fechado el 25 de marzo, Alfonso VIII entrega una serie de localidades que más adelante formarán el sexmo34 de Valdemoro a la ciudad de Segovia. Entre éstas, no se encuentra la zona de Titulcia, pero parece ser que ya había pasado a manos de Segovia anteriormente. En 1208, al establecer los deslindes de Segovia con Canales, Olmos y Toledo, este mismo soberano entrega el territorio de Bayona a capital segoviana con el objeto de que ésta proceda a su repoblación.

En el siglo XIII, sin embargo, como era frecuente en aquella época, las ciudades de Madrid y Segovia, así como el arzobispado de Toledo, que tenía la jurisdicción eclesiástica, pleiteaban por los mismos territorios, por lo que en 1214, Alfonso VIII anuló la anterior donación a Segovia, devolviendo las localidades del sexmo de Valdemoro, entre las que estaba Titulcia, al arzobispo de Toledo, a la par que volvía a hacerse con la villa de Talamanca.

Titulcia, Detalle de la Torre de la Iglesia

Detalle de la Torre de la Iglesia.

En el siglo XIV, concretamente en 1302, se promulga un ordenamiento con el objeto de favorecer la repoblación de la Transierra y por el que se obtienen nuevos datos sobre Bayona-Titulcia. Así, vemos que esta localidad forma parte nuevamente de la Comunidad de Villa y Tierra de Segovia y que está incluida, al igual que La Jara, Manzanares y Valle del Lozoya, en uno de los quiñones35, como son llamados aquellos espacios del terreno cuyas tierras se distribuyen a los colonos y que forman parte de las cuadrillas36 de San Esteban, San Martín, San Millán y la Santísima Trinidad. Bayona, además de tres grandes dehesas37 que sobrepasaban los límites del actual municipio, disfrutaba de privilegios particulares, como la posibilidad de ser repoblada por colonos llegados de fuera de la Comunidad de Segovia, estar exento de pagar pechos38, tener que trabajar sólo en los campos de Villaconejos y disponer de un quiñón que explotar en el Valle del Lozoya. A mediados de siglo, en 1344, Alfonso XI intercambia las villas de Bayona, Capilla y Valdemoro por las toledanas de Alconcero, Ferrera y Puebla de Alcocer.

En 1466, el segoviano Vasco de Contreras comienza a construir un castillo, seguramente en El Cerrón, en unas tierras que Enrique IV le había concedido en Bayona. Sin embargo, los habitantes de la villa, ante la despoblación que podía ocurrir por la construcción de la fortaleza, expusieron que el lugar donde se estaba levantando el castillo no era propiedad real, sino segoviana por haberla comprado anteriormente esta comunidad a los quiñoneros. El rey ordena la paralización de las obras y el derribo de lo fabricado, autorizando, si fuera preciso, a la ciudad de Segovia para así proceder. Sin embargo, Vasco de Contreras no obedeció las disposiciones reales y siguió con las obras, por lo que en 1469 los habitantes de la villa volvieron a recurrir al rey, quien apremió a ambas partes para que dirimiesen sus diferencias en un pleito de resultado hoy desconocido. Nada se volvió a saber del castillo hasta hace no muchos años en que, durante unas obras en El Cerrón, aparecieron unos sillares39 que podrían haber sido parte de su base.

A finales de siglo, en 1480, hay una nueva reorganización territorial cuando los Reyes Católicos conceden a don Andrés Cabrera y doña Beatriz de Bobadilla, marqueses de Moya, el Señorío de Chinchón. Con esta medida, los soberanos separan de Segovia, ya de manera definitiva, el sexmo de Casarrubios y parte del de Valdemoro, perdiendo así esta capital castellana a unos 1.200 de sus vasallos.

En 1496, los marqueses de Moya crean un mayorazgo para su tercer hijo, Fernando Cabrera Bobadilla, del que forman parte las villas exentas de Titulcia y La Puebla, siendo esta última, actualmente, un posible despoblado de localización desconocida.

Ya en el siglo XVI, en 1520, Fernando Cabrera es nombrado conde de Chinchón y pasa a ser propietario de los dominios, incluida Bayona, que le han sido concedidos, a pesar del pleito entablado por Segovia, y no resuelto definitivamente hasta 1592, por recuperar los terrenos que le habían sido segregados por los Reyes Católicos. A cambio, el conde tuvo que pagar diversas compensaciones a la Comunidad de Villa y Tierra de Segovia. Es en este siglo cuando Bayona se ve inmersa en una serie de pleitos entre municipios limítrofes, en especial con Chinchón, que no terminaría de resolverse hasta el siglo XIX, y ello a pesar de que hubo sendos repartimientos y deslindes entre las dos villas en los años 1518 y 1549.

En 1520, durante la Guerra de las Comunidades, los habitantes de Bayona y los alrededores se sublevaron en contra del conde de Chinchón y, tras la derrota comunera, se vieron obligados a pagar unos 30.000 maravedíes43 por los daños que habían ocasionado en los dos castillos del conde, los de Chinchón y de Villaviciosa de Odón.

En 1528, según el Censo de Pecheros de Carlos I, Bayona tenía entonces una población de 60 vecinos pecheros. Aunque no hay demasiada información sobre la villa, si se sabe que, por entonces, al no tener puente, se cruzaba el Jarama mediante una barca, que la pesca en este río era una de las actividades que desarrollaban los vecinos y que los molinos levantados en su territorio eran utilizados por los habitantes de Cubas, Griñón y Humanejos. Igualmente, consta, conforme a los Repertorios44 de Caminos realizados en 1546 y 1576 por Juan de Villuga y Alonso de Meneses, respectivamente, que la hoy carretera M-404 ya existía entonces formando parte de la ruta que iba de Valencia a Salamanca.

Titulcia, Puente de Piedra sobre el río Tajuña. Siglo XVIII

Puente de Piedra sobre el río Tajuña. Siglo XVIII.

Para finales de esta centuria, según el Censo de la Corona de Castilla, de 1591, la población había descendido hasta los 40 vecinos, 39 pecheros y 1 clérigo.

Del siglo XVII no hay demasiados datos sobre Bayona; sí se sabe que en 1624 comenzó un litigio entre esta localidad y Chinchón por la pertenencia de una dehesa situada en la primera y que, en 1690, esta última villa compró la dehesa boyal45 de la primera. Ésta estaba situada en la vega de San Juan, en el Sotillo, y su compra por Chinchón significó una considerable pérdida territorial para Bayona. En el siglo XIX, en 1845, se llega a un acuerdo sobre un nuevo deslinde entre ambas localidades, pero más adelante, en 1878, Chinchón acusa a Bayona de haberse quedado con parte de la vega de San Juan. A finales de este siglo, en 1695, Bayona deja de pertenecer al condado de Chinchón.

El siglo XVIII comienza para Bayona, al igual que para todo el reino, con la Guerra de Sucesión al trono español librada, entre 1701 y 1715, entre los austracistas, partidarios del archiduque Carlos de Austria, y los borbónicos, partidarios de Felipe V. Bayona, al igual que muchas otras localidades españolas, se vio inmersa en dicho conflicto bélico, sufriendo graves daños al ser ocupada por el bando austracista, que saqueó las casas de los vecinos y ocupó la iglesia, profanándola y abriendo troneras46 en sus muros.

En medio de dicho conflicto, en 1706, Bayona pasa a ser villa del señorío del conde de Torrehermosa y caballero de la Orden de Calatrava don Francisco de Hermosa y Revilla por privilegio de Felipe V. No obstante, hay documentos fechados a mediados de esta centuria, en 1752, que todavía incluyen Bayona en el Condado de Chinchón. Para entonces, eclesiásticamente, el pueblo dependía del Arzobispado de Toledo, dentro de la Vicaría General y Arciprestazgo de Alcalá de Henares; judicialmente, del Corregimiento47 de Chinchón; y territorialmente, de la intendencia de Segovia.

De este período sí hay información más detallada sobre la villa, debido a los diferentes censos, catastros y descripciones realizados entonces, en el siglo de la Ilustración51. Así, sabemos, según el Censo de Campoflorido52, de 1712, Titulcia tenía entonces sólo 13 vecinos. Más adelante, conforme al Catastro del Marqués de la Ensenada53, de 1752, la población había aumentado hasta los 42 vecinos (17 pecheros, 19 jornaleros, 3 viudas pecheras y 3 pobres), lo que son unos 163 habitantes54, además de 2 clérigos.

Gracias a este catastro, sabemos que los principales cultivos del pueblo eran entonces los de cereales como la cebada, el centeno y el trigo; los olivos, las viñas y otros menos importantes, como los de ajos, cáñamo, habas y melones. El territorio de Bayona tenía eras, prados y pastos, así como algunas alamedas.

El término contaba con ganado vacuno, lanar y porcino, además de las caballerías utilizadas en labores agrícolas. Del mismo modo, Bayona tenía siete colmenas y un palomar, aunque eran propiedad del conde de Torrehermosa.

La industria era muy escasa y se limitaba a la actividad de los tres molinos harineros que había instalados en el río Tajuña: el Nuevo, de cinco piedras y propiedad de don Juan Antonio de Arze, quien vivía en la ciudad de Guatemala; el de Pascuala, de cuatro piedras y propiedad compartida de las capellanías de Nuestra Señora de la Piedad y la de los perillanes55 de Valdemoro; y el Herreño, propiedad del marqués de las Fuentes, residente en Sevilla, y otros dos socios que, igualmente, vivían fuera de Madrid. Los molinos, como ya hemos relatado anteriormente, eran utilizados por habitantes de otros pueblos y, a veces, su funcionamiento ocasionaba problemas. En 1683, se llegó hasta una causa judicial por la construcción indebida de una presa que se hizo en uno de ellos y, en 1734, fue la villa de Bayona la que se quejó por los problemas que en la actividad de los molinos causaba el uso del agua del río Tajuña que hacían los vecinos de Chinchón.

Titulcia, Puente de Hierro sobre el río Jarama. Siglo XIX

Puente de Hierro sobre el río Jarama. Siglo XIX.

Otra actividad industrial era la de otro molino, esta vez aceitero, y la de una fábrica de jabón con caldera, propiedad ambos del conde de Torrehermosa. Este noble era, asimismo, dueño del mesón del pueblo.

Los habitantes de la localidad, la cual contaba entonces con 40 casas, eran en su mayoría labradores y jornaleros, existiendo, además, entre otros, un maestro, un sacristán, un cirujano, un mesonero, un tabernero, un fiel56 de carnicería y un carnicero, un abacero57, un molinero y seis pastores.

El Concejo58 era dueño entonces de montes, tierras de labranza y prados donde iba a pastar el ganado de labor, así como de las tres casas dedicadas a ayuntamiento, carnicería y, en tercer lugar, aquella en las que estaban instaladas la taberna, la abacería, la bodega y la mercería. También recibía algunas rentas por la pesca en el Jarama y era responsable, con cargo a su presupuesto, del pago de varias actividades, como el mantenimiento de las obras públicas o las fiestas del Corpus.

Según el Censo del Conde de Aranda59, Bayona de Tajuña tenía en 1768 una población de 256 personas, 137 varones y 119 mujeres (unos 65 vecinos), contando con un cura, un sacristán y un monaguillo.

Pocos años después, según las Descripciones del Cardenal Lorenzana61, realizadas entre 1782 y 1789, aunque la mayor parte (67%) de la información corresponde a 1782, continúa la cifra de población anterior de 65 vecinos, lo que es un aumento de 23 vecinos con respecto al censo de Ensenada, de 1752. También se cuenta en esta obra que la principal enfermedad del pueblo son las fiebres tercianas (el paludismo).

Según Lorenzana, los principales edificios del pueblo son la Iglesia parroquial de Santa María Magdalena y la Ermita de Nuestra Señora de la Soledad. Otra institución de interés de la localidad es el hospital de la Misericordia. Para entonces, a pesar de que se continúa utilizando la barca para pasar el río Tajuña, ya se había construido, en 1775, el puente de piedra que aún continúa existiendo.

También sabemos, según el Itinerario Real de las Carreras de Postas, de Pedro Rodríguez de Campomanes y publicado en 1761, que Bayona es una de las postas62 de la ruta entre Aranjuez y Barcelona a través de la Senda Galiana.

Terminamos este siglo con el Censo de Floridablanca, de 1786, en el que vemos como Bayona de Tajuña, que forma parte de la Intendencia de Segovia y del Corregimiento de Chinchón, tiene 254 habitantes (128 varones y 126 mujeres). Entre sus vecinos, cuenta con un cura, un sacristán, un escribano, un estudiante, 20 labradores y 32 jornaleros.

Floridablanca vuelve a hablar del Hospital de la Misericordia, informando que tiene tres patronos y que es mantenido económicamente por los habitantes del pueblo. De él, no se vuelve a saber nada en el siglo XIX.

Comienza el siglo XIX y, con él, tras el desastre que significó para la nación española la Guerra de Independencia librada contra el invasor francés entre 1808 y 1814, comienza el reinado Fernando VII, de cuyo gobierno destaca particularmente para el pueblo el cambio de nombre de Bayona de Tajuña a Titulcia, lo cual se lleva a cabo por Real Decreto de 1814 a propuesta del conde de Torrehermosa. Al parecer, además de la posibilidad del origen romano del pueblo, existía otra razón, quizás de más peso, para el cambio de topónimo y es ahorrar al soberano, durante sus viajes entre Madrid y Aranjuez, el recuerdo de la francesa ciudad de Bayona en la que abdicó del trono español en favor del emperador francés.

A continuación, con la desaparición definitiva de los señoríos en España en 1832 y la nueva ordenación territorial del país en 1833, Titulcia deja de formar parte de Segovia para pasar a serlo de Madrid, dentro del partido judicial de Getafe. Independientemente de estos cambios, durante el siglo XIX la localidad no va a experimentar grandes alteraciones al carecer de la necesaria infraestructura que pudiera favorecer su industrialización.

Titulcia, Puentes de Hierro y de Arco Atirantado sobre el Jarama

Puentes de Hierro y de Arco Atirantado sobre el Jarama.

En el “Diccionario Geográfico-Estadístico de España y Portugal”, de Sebastián Miñano63, publicado entre 1826 y 1829, aparece dos veces la localidad, como Bayona de Tajuña y como Titulcia. En la primera, entre otra información, leemos que tiene 51 vecinos (231 habitantes), que tiene un puente sobre cada uno de los dos ríos (Jarama y Tajuña), en cuya confluencia se levanta –con lo que puede haber desaparecido el uso de la antigua barca, de la que no menciona nada– y que su producción agrícola, con la que surte a Madrid, es de trigo, cebada y “mucha cebolla”. En la segunda, no hay mas novedad salvo que explica el cambio de nombre y corrige que su distancia a Chinchón es de dos leguas65 en lugar de una, como ponía en Bayona de Tajuña.

En el “Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar” (1846-1850), de Pascual Madoz, la localidad vuelve a aparecer dos veces, como Bayona de Tajuña y como Titulcia, limitándose la segunda a tratar de su cambio de nombre y de la antigua ciudad romana. Como Bayona, leemos en Madoz que su población es de 80 vecinos, unos 303 habitantes, y que el pueblo tiene 60 casas, incluyendo entre éstas la del ayuntamiento, repartidas en dos calles y una plaza. Cuenta con la Iglesia parroquial de Santa María –en cuyo pórtico66 está el cementerio– , con la Ermita de la Soledad –en las afueras– y con una escuela de instrucción primaria común para ambos sexos.

El autor define el terreno como de “inferior calidad”, enumerando también la existencia de una alameda y de un soto arbolado (el hoy de Bayona). Los caminos de comunicación con los pueblos del alrededor los cita como “carreteros”.

La producción agrícola del pueblo es de trigo, cebada, patatas y, como vemos nuevamente, “mucha cebolla”. La ganadería comprende cabezas de lanar y de vacuno, y cría de “pesca menuda”. En cuanto a su industria, ésta se limita a la de la agricultura y a un molino de cal, mientras que su comercio se circunscribe a la exportación de su fruta sobrante a Madrid.

En la “Crónica de la Provincia de Madrid” (1865), del historiador Cayetano Rosell y López67, además de hablar de su supuesta historia romana, cifra su población en 412 habitantes, una número que se ve corroborado con los 463 que aparecen en el “Anuario Administrativo y Estadístico de la provincia de Madrid para el año 1868”.

La última obra que consultamos del siglo XIX es la “Guía de Madrid y su provincia” (1888-1889), de Andrés Marín Pérez68. En ella, entre otras informaciones, vemos cómo la población de Titulcia ha crecido, siendo ahora las cifras de 116 vecinos y 584 habitantes, 120 casas, 12 calles y dos plazas.

Marín describe la iglesia de Santa María Magdalena como antigua y sólida, aunque considera que su estado es regular. Peor aún es el de la escuela, de la que le han asegurado que amenaza ruina. Hasta ella –incompleta69, de sistema mixto70 y para ambos sexos–, acude una población escolar de unos 60 alumnos. Titulcia cuenta ya con un nuevo cementerio situado a la afueras, a 60 metros de la población, actuando la antigua ermita como capilla de éste. El municipio también tiene una cárcel en el ayuntamiento.

Entre los profesionales del pueblo, destaca el médico con el que cuenta y que atiende a los vecinos acomodados por 9 pesetas anuales y a los vecinos de beneficencia (20 familias pobres) por 950 pesetas que reciben del Ayuntamiento. No obstante, carece de farmacia, abasteciéndose de medicamentos en la vecina Ciempozuelos. Otro profesional destacado del pueblo es el veterinario, quien, además de recibir 30 pesetas por la inspección de carnes, atiende a unas 50 mulas y 60 asnos a un precio por cabeza de 5 y 2,5 pesetas, respectivamente.

Titulcia, Cuevas en El Cerrón

Cuevas en El Cerrón.

De la agricultura, vemos cómo el autor habla del lamentable estado en que se encuentra, a pesar de contar con un buen terreno y un buen clima. El término se extiende por 1.026 ha, 1 a. y 52 m2, y tiene dedicadas a cultivo 683 ha., 94 a. y 84 m2. De éstas, 47 ha., 95 a. y 09 m2 son de regadío, con aguas del Tajuña. El resto, de secano, se divide entre las 543 ha., 01 a. y 52 m2 de cereales, las 48 ha., 57 a. y 60 m2 de vides, las 4 ha., 28 a. y 43 m2 de olivos y las 40 ha., 12 a. y 20 m2 de la dehesa Soto Collazo.

La ganadería consta de 300 ovejas para reproducción y 50 mulas y 60 asnos para labor.

La industria está formada por la fabricación de harina, elaboración de pan, la transformación de frutos naturales y la conserva de carnes.

El comercio se divide entre la exportación de carne, frutas, granos, harinas, lana y leche, y la importación de ultramarinos, telas y los productos que sean necesarios.

El siglo XX comienza para Titulcia sin grandes cambios con respecto a épocas anteriores. A diferencia de otros municipios, aún carece de lavadero y matadero municipal, y la población, lejos de crecer, disminuye hasta los 474 habitantes registrados por el Instituto de Estadística Madrileño.

Esta tendencia cambia con las 574 personas censadas en 1910 y las 636 de 1920. En 1921, publica Juan Ortega Rubio71 su “Historia de Madrid y de los pueblos de su provincia”, obra en la que vemos cómo la población de Titulcia era de 559 habitantes de hecho y de 574 de derecho72, unas cifras más acordes quizás con el censo de 1910. En Ortega, además de ver las nociones básicas sobre la historia de Titulcia, leemos que el autor considera que la Casa Consistorial y la Escuela de Instrucción Primaria carecen de unas adecuadas instalaciones. Sobre su producción, vemos que la procedente de sus huertas se basa en hortalizas, frutas y legumbres, mientras que la de los campos se compone de aceitunas, cereales y uvas. De la ganadería, sólo nos cuenta que es poco importante.

En 1930, la población permanece prácticamente estable con 638 almas, mientras que en 1940, tras la Guerra Civil Española, ésta ha disminuido hasta los 582 habitantes. Una cifra quizás sorprendente teniendo en cuenta el estado en que quedó el pueblo tras la contienda; y es que durante la batalla del Jarama, librada entre los días 5 y 27 de febrero de 1937, Titulcia es bombardeada tanto por la artillería como por la aviación. Tras la contienda, en el pueblo sólo quedan en pie los molinos de Arriba y de Abajo, debiendo sus habitantes buscar refugio en otras poblaciones o refugiarse en las cuevas de El Cerrón en unas condiciones insalubres, lo que provocó que durante años el tifus y el paludismo fueran enfermedades comunes.

Una vez finalizada la guerra, la Dirección General de Regiones Devastadas se encarga de la reconstrucción de Titulcia, siendo los arquitectos Luis Díaz Guerra y Luis Prieto Bances los que, en 1940, diseñen un proyecto para volverla a situar en el mismo lugar donde ya se levantaba antes de su destrucción. Los planes prevén una población capaz de albergar a 170 familias y con zonas de futuro crecimiento para poder llegar, si fuera necesario, hasta los 1.000 habitantes.

La organización urbana se llevó a cabo en base a tres condiciones: las calles se dispondrían conforme a la principales vías de comunicación, las nuevas construcciones se adaptarían a la topografía del lugar y la iglesia se conservaría como punto central de la nueva ordenación urbana. Junto a ella, se extendería la plaza mayor, el ayuntamiento, la casa del médico y la casa rectoral. Por el Norte de estas construcciones, se levantarían las nuevas escuelas, junto a las viviendas de maestros y funcionarios. Enfrente de la iglesia, cerrando la plaza por su lateral Oeste, se levantaría el edificio de FET y de las JONS73, de la Organización Sindical Española (OSE)74 y de Auxilio Social. Otras construcciones previstas eran las de una panera75 sindical, la casa-cuartel de la Guardia Civil, un lavadero, un matadero, un depósito elevado de agua, dos abrevaderos, una fuente decorativa y la reconstrucción del cementerio municipal.

Titulcia, Plano de Titulcia de 1922 (POBL821453 1922 Titulcia CC-BY 4.0 ign.es)

Plano de Titulcia de 1922 (POBL821453 1922 Titulcia CC-BY 4.0 ign.es).

De todo lo previsto, sólo se realizó la parte correspondiente a la mitad oriental del proyecto. En 1942, al no construirse el depósito elevado, se insiste en la dificultad de poder abastecer a una población de 1.000 personas con solo un pozo abierto cerca del Río Jarama, por lo que varias de las principales construcciones, como el edificio de FET, sustituido por una Casa de Recreo que tampoco se construyó, la panera sindical o el depósito elevado de agua, nunca llegaron a realizarse.

En 1948, se dan por terminadas las principales obras de reconstrucción del pueblo, habiendo alcanzado éstas sólo a las siete manzanas de la mitad oriental del núcleo urbano. Una obra posterior es la construcción, en 1957, de la casa de teléfonos.

Según el Diccionario Geográfico de España, de 1958, Titulcia, que cuenta para entonces con médico y párroco, tiene una población de 793 habitantes que va en aumento, existiendo una inmigración procedente de Cuenca. Para entonces, el núcleo urbano, con las calles pavimentadas, tiene 90 edificios destinados a viviendas, cuatro a otros usos, 53 cuevas, una iglesia parroquial en la que se conserva un cuadro de El Greco, dos escuelas, cartería y central telefónica.

Económicamente, la producción agrícola de Titulcia se basa en los cereales, las judías, las patatas, la remolacha azucarera y los tomates que se obtienen en sus 200 ha. de regadíos, mientras que en las de secano se cultivan cebada y trigo. Los terrenos no cultivados se encuentran poblados de álamos.

La cabaña ganadera se compone de 65 cabezas de mular, nueve de asnal, tres de caballar, 49 de vacuno, 50 de cerda, 510 de lanar, 25 de cabrío y 1.500 gallinas, además de pesca de barbos y caza menor.

La industria cuenta con dos molinos de piensos, dos tahonas76 y una herrería.

En Titulcia, conforme a sus cifras de población, vemos que no existió la gran despoblación que afectó a otros municipios madrileños durante las décadas de los años 60, 70 y 80, con la masiva emigración del campo a al ciudad. Así, en 1960, su población es de 828 personas, en 1970 de 863, en 1981 de 835, en 1991 de 872, en 2000 de 940, en 2010 de 1.179 y en 2015 de 1.234.

En la actualidad, según los datos de Instituto de Estadística Madrileño, los motores económicos de la población han experimentado un profundo cambio. De este modo, y siguiendo datos de 2017, Titulcia tiene un PIB per cápita de 11.308€, inferior al de la zona, de 18.008€, y al de la comunidad, de 33.531€. Éste se reparte en un 40,97% del sector de distribución y hostelería, un 16,19% de los servicios a empresas y financieros, un 11,91% de la construcción, un 8,88% de la minería, un 2,20%, de la agricultura y ganadería, y un 19,87% de otros servicios. Nótese cómo el sector agropecuario sólo representa ya el 2,20% de su PIB.

El Indicador de Renta Disponible Bruta per cápita, de 2016, nos da una cifra de 13.167,77€, muy similar al de la zona, de 13.546,10€, e inferior al de la comunidad, de 18.854,71€.

Recorramos, a continuación, los distintos elementos de interés que ha conservado Titulcia.


* * *
Titulcia, Iglesia de Santa María Magdalena

Iglesia de Santa María Magdalena.

La Iglesia de Santa María Magdalena, principal templo de Titulcia, fue construida durante el siglo XVI, destruida en gran parte durante la Guerra Civil Española y, posteriormente, reconstruida por la Dirección General de Regiones Devastadas en los años 40 del pasado siglo XX. La reconstrucción de la nave se proyectó en 1942 y las obras comenzaron en 1943, mientras que la construcción de la torre, inexistente antes de su destrucción, se proyectó en 1943 y se inició en 1946. Posteriormente, en 1949 y 1952, hubo otros proyectos adicionales y, más adelante, en 2001, se llevó a cabo una restauración del conjunto. La reconstrucción, en el mismo lugar donde se levantaba el arruinado templo y como punto central de la nueva ordenación urbana de la ciudad, estuvo a cargo del arquitecto Luis Díaz Guerra, mientras que la restauración corrió a cargo del arquitecto Miguel Ángel Santibáñez.

Aunque se desconoce tanto el arquitecto responsable de su construcción como el desarrollo de ésta, parece ser que las obras se iniciaron por la cabecera del templo, estando la capilla mayor cubierta por una bóveda estrellada77 de principios del siglo XVI, parte de la cual se conservó tras la guerra. Ésta bóveda gótica forma una estrella de cuatro puntas, con un rombo en el centro y apoyada sobre cuatro ménsulas89, sin prolongarse hasta el nivel del suelo. Una solución ésta típica del período cisterciense90. Según los planos existentes de finales del siglo XIX, la iglesia tenía una única nave, con el coro situado a los pies, diferentes dependencias auxiliares y el cementerio adosado al muro Sur. Donde se levanta actualmente la torre, había indicios de que pudiera haber existido anteriormente un osario91.

Actualmente, el templo está formado por la capilla mayor, una única nave, torre, sacristía y otras dependencias. Los muros originales eran de mampostería con piedra de yeso, pero ante el mal estado en que habían quedado, hubo que derribar parte de ellos y, en algunos casos, como el de los pies, por completo. Se reconstruyeron con dos hileras de ladrillo niveladas con el muro antiguo y con el espacio entre ellas relleno de hormigón.

La capilla mayor es de planta cuadrada, está cubierta por la cúpula estrellada y tiene una altura mayor que la nave del templo. En cada uno de los dos muros laterales, se abre una ventana de estilo gótico, con arco ojival92, abocinada93 y dividida por baquetones95.

La nave, dividida en tres tramos mediante dos arcos en diafragma97 y separada de la anterior capilla mayor por un arco toral98 igualmente en diafragma, se cubre por un alfarje99 de correas100, parecillos y entarimado sin policromar ni ornamentar, a excepción de la decoración de las zapatas105. Cuenta, entre las pilastras115 de los dos primeros tramos, con sendos arcos de medio punto116, mientras que el perímetro interior del templo se halla recorrido por una cornisa con inscripciones latinas. En cada uno de los tramos, se abren sendas ventanas de medio punto, siendo un óculo117 el que da luz al coro, en contra del proyecto original, que preveía otro de medio punto.

A los pies de la iglesia se alza, en alto, el citado coro, de madera y sobre cubiertas del mismo material, y al que se llega por una escalera recta. Hay que señalar que, inicialmente, ésta iba a ser de caracol y las columnas que sustentan el coro, de hormigón recubiertas de piedra artificial. Desde el coro, se accede a la escalera que lleva hasta el cuerpo de campanas de la torre.

Titulcia, Lateral Sur de la iglesia

Lateral Sur de la iglesia.

La torre, construida con muros de ladrillo y levantada anexa a la nave en el lateral de la Epístola118, consta de base y dos cuerpos superiores divididos por líneas de imposta120. La base, donde se abre una ventana cuadrada que da a la capilla interior, tiene los muros recubiertos de piedra Colmenar, mismo elemento éste de las impostas y cornisas. La capilla aquí existente se proyectó como baptisterio121, pero, en la actualidad, se utiliza para guardar los pasos que procesionan en Semana Santa. El primer cuerpo, que contiene el reloj, tiene las esquinas cubiertas por la misma piedra anterior y los paramentos enfoscados122 y encalados124, en contra de lo previsto inicialmente de que estuvieran los ladrillos al descubierto. El segundo cuerpo posee en cada uno de sus cuatro laterales una ventana rematada por un arco de medio punto y cubierta por un enrejado que contiene las ventanas, mientras que su cubierta es un chapitel125 de pizarra con cuatro troneras y coronada por una aguja126.

La fachada principal, al igual que la torre, tiene los paramentos encalados y las esquinas cubiertas igualmente con piedra de Colmenar. En ella, destaca la portada adintelada127 –inexistente antes de la reconstrucción–, sobre la que se sostiene, mediante dos ménsulas un entablamento128 en el que se apoya una hornacina central con la imagen de Santa María Magdalena enmarcada entre dos estípites140.

Otro reseñable elemento exterior es el porche que hay en el lateral de la Epístola, formado por cuatro columnas toscanas142 sobre las que se apoya la armadura de madera que sostiene la cubierta a tres aguas143 con un alero de amplio vuelo. Las tejas utilizadas aquí, al igual que en las cubierta a dos aguas de la nave y como en las de a cuatro aguas de la capilla mayor, son de hormigón, en sustitución de las de cerámica originales.

Titulcia, Capilla Mayor con el <i>Tránsito de la Magdalena</i> en el centro. Éste es el único cuadro de Jorge Manuel Theotocopuli que ha quedado en el templo de los seis con que originalmente contaba el destruido Retablo Mayor

Capilla Mayor con el Tránsito de la Magdalena en el centro. Éste es el único cuadro de Jorge Manuel Theotocopuli que ha quedado en el templo de los seis con que originalmente contaba el destruido Retablo Mayor.

En la descripción que Marín Pérez hace de la iglesia en la “Guía de Madrid y su provincia”, nos cuenta que, entonces, tenía los siguientes siete altares: Altar Mayor, del Carmen, de la Virgen del Pópulo Romano, de San José, de San Pedro, de la Virgen del Rosario y del Santísimo Cristo. Desafortunadamente, ninguno de ellos, entre los que había cuatro del siglo XVII, sobrevivió a la Guerra Civil, habiendo sido además desmantelado anteriormente el retablo del Altar Mayor, pasando sus pinturas a formar parte de colecciones públicas o privadas.

Del valor de este retablo da fe el hecho de que el Cardenal Portocarrero (1635-1709) llegó a ofrecer por él 5.000 pesos y varias obras de Lucas Jordán. Este retablo, en los dos cuerpos y el remate central que lo constituían, contenía seis pinturas, todas ellas obras del hijo de El Greco, Jorge Manuel Theotocopuli. Éstas eran Cristo en casa de Simón, Cristo en casa de Marta y María, Verónica, Noli me tangere, Aparición del Ángel a la Magdalena y Tránsito de la Magdalena, siendo esta última la única expuesta actualmente en la iglesia, como podemos ver en la fotografía de su interior. Además de la anterior pintura, y ateniéndonos a lo expuesto en la página 110 de la obra “Arquitectura y desarrollo urbano. Comunidad de Madrid. Tomo XIII”, sólo queda otra de estas obras hoy en España; se trata de Noli me tangere, un óleo sobre lienzo realizado entre 1609 y 1612 y propiedad del Museo Lázaro Galdiano.

Según el Catálogo de Elementos Protegidos de las Normas Subsidiarias de Planeamiento Municipal, del año 2000, la Iglesia de Santa María Magdalena tiene un grado protección integral.

Localización: Calle Grande, s/n. 28359 Titulcia.


Titulcia, Plaza Mayor

Plaza Mayor.

Una vez finalizada la Guerra Civil, la Dirección General de Regiones Devastadas acomete la reconstrucción de la destruida Titulcia, comenzando, como era norma, por la Plaza Mayor, con la intención de hacer de ella el centro cívico-religioso alrededor del cual estructurar el núcleo urbano. Para ello, el arquitecto Luis Díaz Guerra realiza un proyecto inicial en 1941 que complementa con el proyecto de urbanización de 1948 y los proyectos adicionales del Ayuntamiento de 1948 y 1953.

Así, además de reconstruir la iglesia parroquial en el mismo lugar que ocupaba antes, se levantaron una serie de edificios significativos, como –nombrados desde la iglesia en sentido contrario a las agujas del reloj– las Dependencias de Acción Católica144, la Casa Rectoral, el Ayuntamiento y la Casa del Medico. Con todos estos edificios, junto a la iglesia, se forma una L que delimita la Plaza Mayor por sus laterales Este y Norte, mientras que los del Oeste y Sur quedan señalados por las actuales calles Grande y de la Plaza.

Al estar situada la Plaza Mayor a una cota del terreno superior a la de la calle Grande, el arquitecto Díaz Guerra dispuso la delimitación de la primera mediante un muro de contención, estando comunicados ambos espacios mediante escaleras ornamentadas en los extremos con bolas herrerianas145. Tanto éstas como los peldaños, el chapado del muro y los bordillos son de piedra de Colmenar, a diferencia de las aceras que se realizaron con piedra de río sobre cemento. No se hizo, en cambio, el pavimentado en piedra de la plaza dispuesto en el proyecto.

Veamos, pues, los cuatro inmuebles antes mencionados como continuación de éste artículo de la Plaza Mayor.

Localización: Plaza Mayor. 28359 Titulcia.


Titulcia, Ayuntamiento

Ayuntamiento.

Sin salir de la Plaza Mayor, continuamos con el Ayuntamiento de Titulcia, situado en el centro de la fachada que, por el Norte, limita esta plaza, entre las que fueron Casa del Médico, a la izquierda, y Rectoría, a la derecha.

Construido tras la Guerra Civil, según algunas fuentes entre 1940 y 1945, conforme a los proyectos que hemos mencionado para la Plaza Mayor, fue sometido en el año 2001 a obras de rehabilitación. Se trata de un edificio de dos plantas, donde la primera, de tres crujías146, fue diseñada para contener una serie de dependencias tan variadas como dos calabozos, el depósito municipal, la clínica –comunicada con la Casa del Médico–, la estafeta de correos y el servicios de abastos147. En la segunda planta, se instalaron el salón de sesiones, sendos despachos para el alcalde y los concejales, además de la Secretaría, el Archivo y el Juzgado Municipal. En el año 1953, se decidió modificar el proyecto y anexarle un patio o corral trasero, motivo éste por el que hubo que hacer un allanamiento de la superficie y levantar un muro de contención del terreno. En este patio se ha construido posteriormente un Centro Cultural con salón de actos, biblioteca, etc.

Exteriormente, el edificio presenta las líneas habituales en las obras de las Dirección General de Regiones Devastadas, caracterizadas por un volumen en forma de paralelepípedo y una monumental fachada de generosas dimensiones. Esta última, encuadrada por el zócalo, la cornisa superior y los encadenados laterales, tiene en la planta baja un soportal149 semipúblico en su primera crujía, en el que destacan las seis columnas de piedra que sustentan la planta de arriba; en la superior, hay un balcón corrido de hierro que abarca el salón de sesiones y los despachos colindantes; y, como remate del edificio, en su eje central, vemos un pequeño torreón con los escudos de España y de Titulcia, y la cartela150 de “Plaza Mayor”. Cubre este último un tejado a cuatro aguas que se ve coronado en su centro por una aguja. Además, esta fachada resalta su carácter monumental al estar adelantada con respecto a las de los edificios colindantes.

Desde el año 2000, el Ayuntamiento cuenta con un grado de protección integral, según queda recogido en el Catálogo de Elementos Protegidos de las Normas Subsidiarias de Planeamiento Municipal.

Localización: Plaza Mayor, 1. 28359 Titulcia.


Titulcia, Casa del Médico

Casa del Médico.


La Casa del Médico se encuentra unida, al igual que la Casa Rectoral, al Ayuntamiento, formando los tres edificios una única y simétrica fachada. Este inmueble, de dos plantas, presenta exteriormente tres ejes de vanos: uno, central, constituido por un porche con arco de medio punto que sirve de acceso al interior de la casa y un balcón superior, vano de uno de los dormitorios, y sendos ejes laterales, dotado cada uno de ellos de dos ventanas cuadrangulares con alféizar152.

En la actualidad (año 2019), en este edificio tiene su sede del Hogar del Jubilado.

Localización: Plaza Mayor. 28359 Titulcia.


Titulcia, Casa Rectoral

Casa Rectoral.

La Casa Rectoral, que limita con el Ayuntamiento por el Este, mientras que la Casa del Médico lo hace por el Oeste, tiene una fachada principal idéntica a la de esta última.

Estas dos casas y las Dependencias de Acción Católica, que veremos a continuación, se construyeron conforme a lo que era normal entonces y que consistía en muros de carga y tabiques de ladrillo con los paramentos exteriores enfoscados y blanqueados con cal; carreras, soportes, armadura de cubierta y carpintería de puertas y ventanas de madera; forjado de rasillas153 y viguerías; escaleras de bóvedas tabicadas a la catalana; pavimentos de baldosín hidráulico154, excepto en los porches, que puede ser de piedra de río sobre mortero de cemento; y un tejado formado por tejas sustentadas con barro sobre un entarimado de tablas delgadas y sin pulir (ripias).

Localización: Plaza Mayor. 28359 Titulcia.


Titulcia, Antiguas dependencias de Acción Católica

Antiguas dependencias de Acción Católica.

Finalmente, llegamos hasta las antiguas Dependencias de Acción Católica, que cierran la esquina de la plaza uniendo la Casa Rectoral con la torre de la iglesia y que debían de haber tenido, según lo proyectado en origen, el mismo tipo de fachada de las dos casas anteriores.

Todas estas construcciones (la Casa del Médico, la Casa Rectoral y las Dependencias de Acción Católica) han ido perdiendo a lo largo de los años la función original para la que fueron construidas, habiéndose instalado en su interior distintas dependencias municipales y/o sociales, como el Centro de la Tercera Edad, la Cámara Agraria o la sala de cine, y que, a su vez, en algunos casos, han sido sustituidas por otras.

Localización: Plaza Mayor. 28359 Titulcia.


En julio de 2018, con la inauguración de la segunda fase del Centro de Interpretación Arqueológico de Titulcia (la primera se terminó en el año 2015), se puso a disposición del posible público un espacio expositivo en el que, divididos en diferentes bloques temáticos, se muestran los 2.500 años de historia de la localidad, desde la prehistoria hasta nuestros días. Y es que el yacimiento arqueológico aquí existente es uno de los principales de la Comunidad de Madrid, en lo que a la temática carpetana y romana se refiere.

En este Centro de Interpretación, cuya sede se encuentra en el Ayuntamiento, se muestran restos cerámicos, utensilios varios, cuchillos, una urna cineraria y una réplica de la Medusa de Titulcia, una pátera155 de ceremonial carpetano datado entre los siglos IV y III a.C. que fue hallada en este emplazamiento y de cuyo tipo sólo se han hallado cinco en la Península Ibérica.

Localización: Plaza Mayor. 28359 Titulcia.


Titulcia, Casa de Teléfonos

Casa de Teléfonos.

Otro edificio a destacar en el pueblo de entre los construidos después de la Guerra Civil es la Casa de Teléfonos, proyectada en 1957 por Diego de Reina. En este inmueble, de planta rectangular y una única planta baja, se utilizaron elementos característicos de la arquitectura regional, como el porche central, con arco de medio punto que le sirve de acceso, o la celosía156 del faldón principal, que, rompiendo la simetría de su tejado a cuatro aguas, sirve para ventilación de la cubierta.

El edificio cuenta con tres vanos en cada una de sus fachadas, formados por uno de acceso y dos ventanas en todas, excepto en la del Oeste, que sólo tiene ventanas. Colindante con su fachada Este, hay un patio en el que crecen varios árboles y que está cercado parcialmente por un murete.

Posteriormente a su uso inicial, esta construcción ha funcionado como Casa de Niños hasta que fue sustituida en esta labor por el inmueble situado en la Calle Grande, 36.

Localización: Calle de la Soledad, 30. 28359 Titulcia.


En el límite del núcleo urbano por su punto Este-Sureste, se encuentra la Cueva de la Luna, una construcción subterránea del siglo XVIII cuya utilidad original pudo ser la de bodega de una antigua casa de labor, de un tipo similar a las existentes en otras poblaciones de los alrededores, como la Cueva de los Frailes, en Villaconejos, o la Bodega del Arrabal de la Cartuja, en Talamanca.

Sobre este solar, se levantaba antes la Casa de las Torres, uno de los principales edificios del pueblo, propiedad, hasta el año 1919, el conde de Alcira y utilizado como pajar hasta el primer tercio del siglo XX. A pesar de este uso, sólo se sabía de la existencia de la entrada y de parte de la escalera, no siendo hasta 1952 cuando se descubrieron estas galerías subterráneas, que pasaron a ser utilizadas para el cultivo de champiñones. Posteriormente, una fuga de agua provocó que una de las galerías se derrumbase.

El acceso a la cueva, a una profundidad de unos seis metros, se realiza mediante una escalera de tres tramos que lleva hasta la dependencia principal de las galerías, una cámara cubierta por una bóveda semiesférica de unos 5 metros de diámetro de la que parten dos galerías dispuestas perpendicularmente entre ellas: una, hacia el Oeste, de 14,74 metros, y otra, hacia el Norte, de 15,35 metros. La primera se bifurca en otras dos, una hacia el Norte, de 14,54 metros, y otra hacia el Sur, cegada. La segunda, igualmente, se divide en una hacia el Oeste, de 14,63 metros, y otra hacia el Este, de 11,63 metros y cegada a continuación, por lo que las galerías no cegadas forman una estructura de planta cuadrangular.

Todas las galerías se cubren con bóvedas de cañón157 y presentan, a cada lado, amplios nichos que en otra época debieron de contener toneles y tinajas. Éstos se cubren con unas bóvedas muy toscamente realizadas, de cuartos de esfera y, normalmente, aunque no siempre, forman un luneto158 en la intersección con la bóveda de la galería. Los otros tres vértices, de la planta cuadrangular que hemos mencionado antes, se parecen, aunque siendo de menor tamaño, a la cámara principal, al estar también cubiertos por bóvedas de pequeño tamaño sobre pechinas159. Las paredes de esta cueva están revestidas por un enfoscado de un considerable grosor, mientras que los suelos son de tierra, dándose el hecho de que la altura en algunos tramos es escasa debido a los diversos rellenos que se han practicado.

Como decoración del conjunto, la bóveda principal tiene una moldura en su arranque y diversos círculos concéntricos en su clave. Estos círculos se repiten en una de las otras tres bóvedas, mientras que las dos que quedan presentan cruces patadas160, un símbolo templario para algunos, no sabemos si los mismos para los que despierta interés esotérico161. Y es que hay una teoría que relaciona la cueva con la Ermita de la Soledad, situada bastante cerca. Recordemos que esta última fue construida como humilladero por el Cardenal Cisneros tras habérsele aparecido un cruz en las localidades de Titulcia, Cartagena y Mazalquivir cuando se dirigía hacia la conquista de Orán, y hay quien ha relacionado las medidas de diámetro de la bóveda principal, del perímetro que forman las galerías y de la longitud de éstas con las distancias desde Titulcia hasta aquellas localidades.

En la actualidad, la Cueva de la Luna es de propiedad privada, perteneciendo a un negocio de restauración existente sobre ella.

La Cueva de la Luna goza de una protección integral, según el Catálogo de Elementos Protegidos de las Normas Subsidiarias de Planeamiento Municipal, del año 2000.

Localización: Calle de la Luna, 8. 28359 Titulcia.


Titulcia, Ermita de Nuestra Señora de la Soledad

Ermita de Nuestra Señora de la Soledad.

Al Este de Titulcia, entre las calles Grande y de la Cuesta de la Tejera, y en el interior del recinto del cementerio de la localidad, se encuentra la Ermita de Nuestra Señora de la Soledad, construida en el siglo XVIII y restaurada a principios del XXI, en el año 2001.

El templo, de planta trapezoidal162, aunque con una forma muy cercana a la rectangular mediante la unión de los dos cuerpos que forman la nave y la capilla mayor, está construido con muros de mampostería, cascotes y restos de cerámica, mientras que las cornisas son de ladrillo y la cubierta, una estructura con pares de madera, tabla ripia y teja árabe; la bóveda y la cúpula son encamonadas163.

Consta de una sola nave, cuyo cuerpo, de mayor anchura que el de la capilla, se halla separado de ésta por un arco triunfal. La nave se cubre con una bóveda esquifada165 sustentada sobre la cornisa que remata los muros, en la que las cuatro aristas de los paños van a converger en una moldura circular con una cruz de ocho puntas. Los huecos aquí existentes se limitan a la puerta de entrada y a un óculo en cada lateral.

La capilla mayor queda cubierta con una cúpula rebajada, ciega y dividida en ocho gajos que se apoyan sobre un anillo con el mismo número de ménsulas. Todo este conjunto queda sostenido por pechinas decoradas con medallones. En la cabecera, tiene un pequeño altar con dos hornacinas rematadas por arcos de medio punto, y en las paredes laterales, se abren sendas ventanas con capialzado166 a ras de los arcos.

En la cubierta exterior del edificio, a cuatro aguas, destaca la espadaña de la fachada principal, descentrada de su eje principal, y la pequeña cruz de hierro que corona el edificio, así como los dos contrafuertes que prolongan esta fachada.

Aunque se desconocen los orígenes de este templo, pueden ser éstos muy antiguos ya que, según aparece en las “Descripciones del Cardenal Lorenzana”, de 1775, esta ermita era un antiguo humilladero construido por el cardenal Cisneros (1436-1517) en conmemoración de la aparición de una cruz en este lugar mientras se dirigía a la conquista de Orán, tal y como mencionamos anteriormente.

A finales del siglo XIX, al construirse el actual cementerio, la ermita quedó incluida dentro del recinto, utilizándose como capilla funeraria hasta que tuvo que se abandonada por hallarse en estado de ruina. Actualmente, tras su restauración por las arquitectas Carmen Rojas y Ángeles González, vuelve a ser utilizada como capilla del cementerio.

Según el Catálogo de Elementos Protegidos de las Normas Subsidiarias de Planeamiento Municipal, del año 2000, la Ermita de Nuestra Señora de la Soledad cuenta con un grado de protección integral.

Localización: Intersección de las calles Grande y de la Cuesta de la Tejera (Cementerio de Titulcia). 28359 Titulcia.


Titulcia, Fábrica de Arriba

Fábrica de Arriba.

En las orillas del río Tajuña, se encuentra un considerable número de molinos e industrias. En Titulcia, una muestra de ello son los dos molinos (la Fábrica de Arriba y la Fábrica de Abajo) situados sobre el caz de los Molinos, canal artificial por el que se desvía parte de las aguas del río Tajuña, construido cerca del límite con Chinchón y que no vuelve a unirse al río hasta la desembocadura de ambos sobre Jarama.

La Fábrica de Arriba es un edificio con cierto aire neoclásico construido entre los siglos XVIII y XIX, de planta rectangular, dos alturas, vanos recercados y cubierta a dos aguas. Se trata de una construcción de ladrillo en la planta baja y mampostería cubierta por revoco167 de yeso imitando ladrillo en la superior. La cubierta cuenta con cuatro buhardillones en cada uno de los laterales y sendos óculos en cada uno de los testeros, y tiene los aleros formados a base de entablado apoyado sobre canecillos168 del tipo de par y picadero169 con apeo172 central.

Esta construcción está dividida en dos zonas, molino y vivienda, con una separación apenas apreciable, salvo por el pequeño resalto existente tanto en el alero como en la línea de cumbrera173.

El sector del molino, situado lógicamente sobre el propio caz mediante un basamento de ladrillo de tres arcos de medio punto, aún conservaba en 2004, como podemos leer en la obra “Arquitectura y desarrollo urbano. Comunidad de Madrid. Tomo XIII”, la compuerta, el rodete174 y dos piedras de moler, mientras que tenía la planta superior destinada a granero y otras dependencias auxiliares. El sector de vivienda, que igualmente consta de dos plantas, tiene la inferior dedicada a establos, habiendo dos viviendas en la superior.

La cacera175 de la vega y el rebosadero del molino forman un isla artificial con numeroso arbolado de ribera.

La Fábrica de Arriba cuenta con una protección estructural desde el año 2000, según consta en el Catálogo de Elementos Protegidos de las Normas Subsidiarias de Planeamiento Municipal.

Localización: Calle del Tajuña. 28359 Titulcia.


Titulcia, Fábrica de Abajo

Fábrica de Abajo.

La Fábrica de Abajo es una antigua construcción ya nombrada en el siglo XVIII como molino harinero que, en el XIX, en concreto en 1858, fue reconstruido para ser utilizado como fábrica de papel, primero, y de harinas, después. Fue electrificada con una turbina de la marca Siemens-Schuckert que sirvió tanto para dar suministro eléctrico a esta fábrica como al pueblo. Una labor que, a pesar de los daños sufridos durante la Guerra Civil, continuó desempeñando, una vez reparados éstos, hasta los años 70 del pasado siglo XX, momento en que Unión Eléctrica se hizo con el monopolio del suministro eléctrico al pueblo. En la actualidad, se encuentra aquí la sede de “La Aceitera de la Abuela”, una almazara176 dotada, según informan en su propia web, con tecnología alemana de última generación con la que se elabora el aceite mediante su extracción en frío.

El edificio se divide en dos partes, originalmente dedicadas a vivienda y a fábrica, quedando remarcada esta división por un quiebro de la fachada principal. De planta rectangular, tres plantas de altura y tejado a dos aguas, los muros son de ladrillo macizo con hileras de columnas de fundición en las crujías centrales. Con estas últimas, apoyadas sobre bases formadas por dados de piedra, se logra la existencia en el interior de espacios más despejados. Exteriormente, los paramentos están revocados a base de cemento y yeso, algunos de sus vanos quedan rematados con arcos de medio punto y su ornamentación se limita a la del alero y a las molduras de las ventanas con arcos. En la parte del molino, había también otras dependencias, como cuadras, garajes, etc.

Al igual que la Fábrica de Arriba, la cacera de la vega y el rebosadero del molino forman un isla artificial con chopos y fresnos.

Según el Catálogo de Elementos Protegidos de las Normas Subsidiarias de Planeamiento Municipal, del año 2000, la Fábrica de Abajo goza de un grado de protección estructural.

Localización: Calle de Aranuez, 6. 28359 Titulcia.


Titulcia, Puente de Piedra

Puente de Piedra.

Al Sur del núcleo urbano de Titulcia, sobre el río Tajuña, en la carretera M-320, se encuentra un pequeño Puente de Piedra del siglo XVIII, en particular de 1775. Construido con la piedra procedente del Cerro de la Marañosa, tiene unas dimensiones de 7,5 metros de luz y 3 metros de altura. Consta de un solo arco carpanel177, estribos178, pretil179 y guardarruedas180. Situado en el punto donde se unen el Cordel de Galiana, antiguo camino de Aranjuez y la carretera a Villaconejos, su fábrica obedece a la voluntad de mejora de las infraestructuras existente durante el reinado de Carlos III. Así, con esta obra, se daba respuesta a la petición que desde el siglo XVII Bayona (la actual Titulcia) venía haciendo para que se construyese un puente nuevo que sustituyera a otro anterior hundido.

A pesar de haber habido anteriores proyectos de construcción de puentes de sillería, se cree que no se llevó a cabo ninguno de ellos y sólo se construyó uno de madera sostenido por pilares de piedra que, debido a las crecidas del río, se hundió, siendo nuevamente levantado alrededor del año 1770. Poco después, en 1773, Bayona solicita de nuevo la construcción de un puente mediante un memorial en el que justifica la obra en la utilidad que éste tendría para el propio rey durante sus cacerías en Aranjuez, para las postas y para el transporte de azogue, carbón, granos y plomo hasta la Corte.

Para sufragar su coste, y al carecer de otros recursos, Bayona ofreció ceder parte de su territorio al Real Sitio de Aranjuez para que así fuera la Real Hacienda quien se hiciera cargo de costear los trabajos. Los territorios ofrecidos, entre los que se encontraba la Dehesa Puebla de la Hondonada, estaban situados al Sur del término y Bayona se había hecho con ellos al quedar despoblados. Poco después de construido el puente, en noviembre de 1776, el Real Sitio procedió a amojonar181 sus nuevos terrenos conforme a las instrucciones dadas por el mismo arquitecto constructor del puente.

Para su construcción, se eligió, el 20 de agosto de 1773, a Manuel Serrano y Rojo, también autor del Puente de la Reina y de la Casa de los Infantes, en Aranjuez. Este arquitecto valoró el coste de la obra en 33.000 reales y, tras informar favorablemente tanto el gobernador del Real Sitio como el de la Real Acequia del Jarama, el rey Carlos III ordenó su fábrica el 24 de diciembre de 1773.

A pesar de existir la voluntad de que el puente estuviese ya terminado para el siguiente otoño, esto no pudo ser, al no contratar al cantero, Pedro Betelu, hasta noviembre de 1774, por lo que no se pudo acabar el trabajo hasta mediados de 1775, apareciendo esta fecha grabada en la clave del arco.

Este Puente de Piedra cuenta con un grado de protección integral desde el año 2000, según se desprende del Catálogo de Elementos Protegidos de las Normas Subsidiarias de Planeamiento Municipal.

Localización: Coordenadas de Google Maps (40.131, -3.57393). 28359 Titulcia.


Titulcia, Puente de Arco Atirantado

Puente de Arco Atirantado.

El Puente de Arco Atirantado, o Puente Bowstring, existente en Titulcia para el cruce del río Jarama dentro de la carretera M-404, se construyó en el año 2002, siendo inaugurado en diciembre de este mismo año.

Con 134 metros de longitud, 90 de luz (la mayor de todos los puentes de la Comunidad de Madrid en el momento de su construcción) y 15 de ancho, visualmente destacan en él los grandes arcos de acero corten que lo atraviesan superiormente. Para su instalación, se utilizó el sistema de empuje, consistente en que el puente, construido junto a una de las orillas, es levantado y desplazado mediante gatos hidráulicos hasta quedar instalado en su lugar sin que hubiera que trabajar en las aguas del río, al ser ésta una zona de gran valor ecológico. El tablero, con una calzada de 10 metros de ancho y sendas aceras de 2,5 metros a cada lado, queda unido a los arcos mediante 13 parejas de péndolas183 de acero inoxidable.

Los puentes de arco atirantado trasmiten las fuerzas del arco o cuerda superior por la tensión del propio tablero inferior o de los tirantes que los unan. Dejan de ir así hacia el suelo, o los cimientos, y se convierten en una tracción que se traslada hacia los extremos del puente, limitada por la propia cuerda inferior, resultando así en un puente que necesita unos cimientos menos sólidos.

Localización: Coordenadas de Google Maps (40.13737, -3.57984). 28359 Titulcia.


Titulcia, Puente de Hierro

Puente de Hierro.

En la afueras del núcleo urbano de Titulcia y al Oeste del municipio, en la carretera M-404 que va de las localidades de Navalcarnero a Villarejo de Salvanés, pasando por Chinchón, se encuentra cruzando el río Jarama un Puente de Hierro que fue construido a finales del siglo XIX, en 1894, por el ingeniero Enrique Cardenal de las Peñas. El cruce del río por las inmediaciones de este punto siempre tuvo una gran importancia, dado que este camino formaba parte de la carretera de Valencia a Salamanca, como queda recogido en el “Repertorio de Caminos”, del siglo XVI. De hecho, en las “Relaciones de Felipe II”184 y en las “Descripciones del Cardenal Lorenzana”, se nombra cómo aquí había una barca para permitir el paso del río.

Ya en el siglo XIX, Sebastián Miñano, en su “Diccionario Geográfico-Estadístico de España y Portugal”, habla de la construcción de un puente anterior a éste y del que se pudieron aprovechar las pilas185 para construir éste de hierro. Las obras, con un presupuesto de 375.000 pesetas, comenzaron en 1891 –aunque algunas fuentes adelantan el inicio hasta 1889, habiendo quedado paralizadas, según informan las mismas, por problemas burocráticos– y terminaron en 1894.

Este puente está formado por tres tramos rectos de 50 metros de longitud cada uno que se apoyan en dos pilas intermedias y en dos estribos. Estos últimos continúan con muros de acompañamiento terminados en ala para poder llegar hasta los márgenes del río. Las pilas y los estribos son de sillares labrados y ornamentados con cornisas en las primeras y líneas de imposta en los segundos. La existencia de algún pretil en las pilas junto a los mechinales187 de las caras de éstas señalan su posible procedencia del anterior puente, el cual podría haber sido de tres ojos.

Las vigas de hierro, que se hallan dispuestas en celosía, son una sucesión de cruces de San Andrés188 carentes de soportes verticales. El tablero del puente se estructura a base de viguetas transversales que, a su vez, se hallan unidas a largueros intermedios.

Titulcia, Vista del Puente de Hierro desde la margen izquierda del río Jarama

Vista del Puente de Hierro desde la margen izquierda del río Jarama.

La calzada del puente, de hormigón, tiene una anchura de 4,75 metros, mientras que la de los dos pasos peatonales que recorren el puente –de chapa, con barandilla de hierro forjado y dispuestos uno a cada lado de la calzada– es de 75 cm.

El puente ha tenido diversas intervenciones a lo largo de los años. En 1935, se reparó el estribo derecho, el cual había resultado dañado por una crecida del río; y en 1955, tras los diversos impactos de bomba que recibió durante la Guerra Civil y los daños sufridos en 1947 por otra riada, se reconstruyó el estribo izquierdo, adosándose un cuerpo de hormigón y protegiéndolo con gaviones189.

Además de su antigüedad, el principal inconveniente para la circulación que presentaba este puente era la estrechez del tablero y, por tanto, de la calzada, al limitar el cruce en un sólo sentido. Este problema se solucionó en el año 2002 con la construcción del Puente Nuevo, o de Arco Atirantado, que hemos visto antes. En la actualidad, el Puente de Hierro se encuentra cerrado a la circulación de vehículos.

Según el Catálogo de Elementos Protegidos de las Normas Subsidiarias de Planeamiento Municipal, del año 2000, el Puente de Hierro tiene un grado de protección integral.

Localización: Coordenadas de Google Maps (40.13832, -3.57747). 28359 Titulcia.


Titulcia, Cuevas en El Cerrón

Cuevas en El Cerrón.

La Cueva de la Mora está formada por una primera y amplia cavidad, como si fuera un vestíbulo, con capacidad para unas cuatro personas, de la que sale un estrecho pasillo por el que hay que ir de perfil y que comunica con otras dos estancias gemelas, separadas éstas por un muro y abiertas a un arroyo ya seco. Los techos de la cueva se encuentran ennegrecidos por el humo de hogueras de las que, igualmente, se hallaron cenizas.

En esta cueva se han localizado numerosos restos de época romana.

La Cueva de los Vascos, comienza con una primera cámara de techo bajo en la que se abren dos galerías, dirigidas una al Norte y otra al Sur, y que tienen hornacinas horadadas en ellas. El nombre de los Vascos no deriva de los naturales de esta comunidad autónoma española sino de la castellanización del topónimo árabe al-wacar, “el castillo”.

La Cueva de los Vascos comienza con una primera cámara de techo bajo en la que se abren dos galerías, dirigidas, una, al Norte, y otra, al Sur, y que tienen hornacinas horadadas en ellas. El nombre de los Vascos no deriva de los naturales de esta comunidad autónoma española, sino de la castellanización del topónimo árabe al-wacar, que significa “el castillo”.

Al igual que en la anterior cueva, en ésta también se han encontrado restos romanos, entre ellos, una lucerna190.

Localización: Colina El Cerrón. 28359 Titulcia.


Titulcia, Yacimiento Arqueológico de Titulcia Recorte de captura de pantalla tomada de la web http://www.madrid.org/nomecalles/Inicio.icm

Yacimiento Arqueológico de Titulcia. Recorte de captura de pantalla tomada de la web http://www.madrid.org/nomecalles/Inicio.icm.

El Yacimiento Carpetano de Titulcia es fruto de años de investigación arqueológica que ha dado como fruto el que para algunos ya no exista dudas de que la antigua Titulcia nombrada por los romanos se encontraba situada aquí, donde la actual localidad de igual nombre. Y es que este emplazamiento, situado cerca del agua, con fértiles terrenos para cultivos y pastos, en el centro de un importante nudo de comunicaciones desde la Edad del Bronce, y, además, con unas sólidas defensas naturales, como pueden ser unos acantilados insuperables de unos 60 metros de altura en sus laterales Norte y Oeste, hacen él una envidiable y deseable posición.

Este Oppidum (emplazamiento elevado) carpetano, de unas 12 hectáreas de extensión, es considerado como el yacimiento prerromano de mayor interés existente en toda la comunidad madrileña. Por sus restos, se descubre que antes de la llegada de los romanos ya había ciudades indígenas con cierto grado de planificación y urbanismo. La ciudad, de planta ortogonal191, disponía de calles en las que, sobre zócalos piedra yesífera, o directamente sobre el terreno, se elevaban edificios de planta rectangular y muros de adobe.

Entre los diferentes elementos arqueológicos aquí hallados, destaca, como ya hemos mencionado antes, la Medusa de Titulcia, o Phiàle de Titulcia, un plato ceremonial carpetano de plata con sobredorado en cuyo centro se encuentra un relieve que representa a un animal de tipo mitológico.

En el año 2012, este yacimiento fue declarado Bien de Interés Cultural por el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Localización: Coordenadas de Google Maps (40.14144, -3.56947). 28359 Titulcia.


* * *

Lourdes Morales Farfán es Licenciada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos. ↑


Suscripción gratuita a uVdM

Tras pulsar en "Enviar" recibirá un e-mail solicitando la confirmación de su suscripción a uVdM.



Licencia de Creative Commons
una Ventana desde Madrid by Lourdes María Morales Farfán is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

GLOSARIO

- 1 Censo de habitantes: Según el padrón municipal del 1 de enero de 2018 publicado por el INE.
- 2 Torrentera: Cauce de un torrente.
- 3 Coscoja: Árbol achaparrado semejante a la encina, en el que con preferencia vive el quermes4 que produce el coscojo5.
- 4 Quermes: Insecto hemíptero parecido a la cochinilla, que vive en la coscoja y cuya hembra forma las agallitas que dan el color de grana.
- 5 Coscojo: Agalla6 producida por el quermes en la coscoja.
- 6 Agalla: Excrecencia redonda que se forma en el roble, alcornoque y otros árboles y arbustos por la picadura de ciertos insectos e infecciones por microorganismos.
- 7 Soto: Sitio que en las riberas o vegas está poblado de árboles y arbustos.
- 8 Carrizo: Planta gramínea, indígena de España, con la raíz larga, rastrera y dulce, tallo de dos metros, hojas planas, lineares y lanceoladas, y flores en panojas anchas y copudas. Se cría cerca del agua y sus hojas sirven para forraje. Sus tallos servían para construir cielos rasos, y sus panojas, para hacer escobas.
- 9 Caz: Canal para tomar el agua y conducirla a donde es aprovechada.
- 10 Cordel: Según la legislación de la Mesta11, vía pastoril para los ganados trashumantes12, de 45 varas13 de ancho.
- 11 Consejo de la Mesta: Junta que los pastores y dueños de ganados tenían anualmente para tratar de los negocios concernientes a sus ganados o gobierno económico de ellos, y para distinguir y separar los animales sin dueño conocido que se hubiesen mezclado con los suyos.
- 12 Trashumar: Dicho del ganado o de sus conductores: Pasar desde las dehesas de invierno a las de verano, y viceversa.
- 13 Vara: Medida de longitud que se usaba en distintas regiones de España con valores diferentes, que oscilaban entre 768 y 912 mm.
- 14 Colada: Faja de terreno por donde pueden transitar los ganados para ir de unos a otros pastos, bien en campos libres, adehesados o eriales, bien en los de propiedad particular, después de levantadas las cosechas.
- 15 Oleoducto: Tubería provista de bombas y otros aparatos para conducir el petróleo a larga distancia.
- 16 Lítico: Perteneciente o relativo a la piedra.
- 17 Achelense: Dicho de un estadio cultural: Correspondiente al Paleolítico18 inferior, y caracterizado por la aparición de un alto porcentaje de bifaces19 entre sus restos arqueológicos.
- 18 Paleolítico: Dicho de un período: Primero de la Edad de Piedra, caracterizado por el uso de piedra tallada.
- 19 Bifaz: Dicho de un útil lítico: De forma más o menos almendrada, tallado por sus dos caras y con aristas cortantes, característico especialmente del Paleolítico inferior y del medio.
- 20 Estampillado: Técnica de decoración consistente en realizar impresiones, con matrices o sellos, sobre la arcilla cuando ésta aún está húmeda.
- 21 Necrópolis: Cementerio de gran extensión en que abundan los monumentos fúnebres.
- 22 Cinerario: Destinado a contener cenizas de cadáveres.
- 23 Pomo: Frasco o vaso pequeño de vidrio, cristal, porcelana o metal, que sirve para contener y conservar los licores y confecciones olorosas.
- 24 Carpetano: Dicho de una persona: De un pueblo prerromano que ocupaba la actual provincia de Madrid y parte de las de Guadalajara, Toledo y Ciudad Real.
- 25 Vascos: Vascos es una palabra derivada del topónimo árabe "al-wacar", cuyo significado era "el castillo".
- 26 Terra Sigillata: Cerámica romana con barniz rojo o anaranjado brillante confeccionada entre finales del siglo I y el siglo V en la Galia y en la península Ibérica desde mediados del siglo I. El nombre es debido a que en el fondo de las vasijas u objetos llevan el sillum (el sello de cada fabricante).
- 27 Pretor: Magistrado romano que ejercía jurisdicción en Roma o en las provincias.
- 28 Itinerario de Antonino: El itinerario de Antonino, también conocido como Itinerario de Antonino Augusto Caracalla, es un documento de la antigua Roma que, datado quizás en el siglo III, recoge una recopilación de las rutas del Imperio Romano con el objetivo, al parecer, más de facilitar fines recaudatorios que de ayudar a los viajeros. De él sólo se ha conservado una copia realizada en época de Diocleciano (siglo IV) y, a pesar del nombre, no guarda relación con el emperador Antonino Pío, sino con Marco Aurelio Antonino, conocido como Caracalla, quien gobernaría desde el año 211 hasta el 217, tiempo durante el cual se comenzaría a recopilar el itinerario. Constaba de 372 rutas, 34 de ellas correspondientes a las Provincias de Hispania (de la número I a la XXXIV). En cada una de estas rutas se identificaban mansiones, correspondencias y millas. Cabe señalar que el Itinerario Antonino sólo tenía en cuenta los caminos que constaban en el llamado Registro de Pretor (lo que hoy equivaldría a nuestras carreteras del Estado), por lo que faltan los caminos vecinales en su totalidad, los cuales quedan referenciados por Plinio “el Viejo”, Estrabón y otros escritores; por ello, debemos decir que no estamos ante una recopilación al completo de todas las calzadas romanas que existieron, si bien sí que lo es de algunas de las más importantes.
- 29 Mansio: Mansio era una parada oficial de una calzada romana destinada a su uso por los oficiales y hombres de negocios y cuyo mantenimiento corría a cargo del estado. Procede del latín manere cuyo significado era "lugar donde pasar la noche durante un viaje".
- 30 Anónimo de Rávena: Conocido también como Ravennate, es una obra de un cosmógrafo cristiano, datada en el siglo VII, aproximadamente en el año 670, en la que, utilizando antiguos documentos de los siglos III o IV, en los que las sucesivas copias han introducido un buen número de corrupciones y variantes, se describen antiguos itineriarios romanos.
- 31 Mampostería: Obra hecha con mampuestos32 colocados y ajustados unos con otros sin sujeción a determinado orden de hiladas o tamaños.
- 32 Mampuesto: Piedra sin labrar que se puede colocar en obra con la mano.
- 33 Privilegio: División territorial que comprendía cierto número de pueblos asociados para la administración de bienes comunes.
- 34 Sexmo: Exención de una obligación o ventaja exclusiva o especial que goza alguien por concesión de un superior o por determinada circunstancia propia. // Documento en que consta la concesión de un privilegio.
- 35 Quiñones: Los quiñones eran agrupaciones militares formadas por 100 caballeros de lanza , con la misión de vigilar las tierras que se iban reconquistando, en especial durante las festividades, momento en que, aprovechando que la población acudía a cumplir con sus obligaciones religiosas, eran más frecuentes los ataques de los musulmanes.
- 36 Cuadrillas: Las cuadrillas eran los territorios puestos a disposición de los quiñoneros pàra su explotación.
- 37 Dehesa: Tierra generalmente acotada y arbolada, por lo común destinada a pastos.
- 38 Pecho: Tributo que se pagaba al rey, al señor territorial o a cualquier otra autoridad.
- 39 Sillar: Piedra labrada, por lo común en forma de paralelepípedo40 rectángulo, que forma parte de un muro de sillería42.
- 40 Paralelepípedo: Sólido limitado por seis paralelogramos41, cuyas caras opuestas son iguales y paralelas.
- 41 Paralelogramo: Cuadrilátero cuyos lados opuestos son paralelos entre sí.
- 42 Sillería: Fábrica hecha de sillares asentados unos sobre otros y en hileras.
- 43 Maravedí: Moneda antigua española, efectiva unas veces y otras imaginaria, que tuvo diferentes valores y calificativos.
- 44 Repertorio: Registro metódico de informaciones sobre una o diversas materias. // Libro abreviado, índice o registro en que sucintamente se hace mención de cosas notables y otras informaciones, remitiéndose a lo que se expresa de manera más extendida en otros escritos.
- 45 Boyal: Perteneciente o relativo al ganado vacuno. Aplicado comúnmente a las dehesas o prados comunales donde el vecindario de un pueblo suelta o apacienta sus ganados, aunque estos no sean vacunos.
- 46 Tronera: Ventana pequeña y angosta por donde entra escasamente la luz.
- 47 Corregimiento: Territorio bajo la jurisdicción de un corregidor48.
- 48 Corregidor: Magistrado que en su territorio ejercía la jurisdicción real con mero49 y mixto imperio50, y conocía de las causas contenciosas y gubernativas, y del castigo de los delitos. // Alcalde que libremente nombraba el rey en algunas poblaciones importantes para presidir el ayuntamiento y ejercer varias funciones gubernativas.
- 49 Mero imperio: Potestad que residía en el soberano y, por delegación, en ciertos señores o magistrados, para imponer, previo proceso, penas a los delincuentes.
- 50 Mixto imperio: Facultad que residía en el soberano y, por delegación, en algunos señores o jueces para decidir las causas civiles y ejecutar las sentencias.
- 51 Ilustración: Movimiento filosófico y cultural del siglo XVIII que acentúa el predominio de la razón humana y la creencia en el progreso.
- 52 Censo de Campoflorido: Censo realizado en 1712, siguiendo las órdenes del Real Consejero de Hacienda, con el fin de distribuir, de forma más justa, las cargas asociadas a la Guerra de Sucesión y que constituyó el primer censo de toda España, excepto País Vasco y Navarra. En 1717, tras la orden dada por el Marqués de Campoflorido de concentrarlo en la Secretaría de Hacienda, bajo su mando, tomó su nombre de Censo de Campoflorido.
- 53 Catastro del Marqués de la Ensenada: Con el nombre de Catastro del Marqués de la Ensenada se conoce un censo de la población y de la riqueza de Castilla (con excepción de las provincias vascas, que no pagaban impuestos) realizado con fines fiscales, entre los años 1749 y 1756, por el ministro de Fernando VI don Zenón de Semovilla y Bengoechea, Marqués de la Ensenada.
- 54 Vecino/Habitante: Como vecino se contabiliza únicamente al cabeza de familia y cada uno de ellos equivale a 4 o 5 habitantes.
- 55 Perillán: Persona pícara, astuta.
- 56 Fiel: Empleado público que contrastaba pesos y medidas.
- 57 Abacería: Puesto o tienda donde se venden al por menor aceite, vinagre, legumbres secas, bacalao, etc.
- 58 Concejo: Ayuntamiento.
- 59 Censo del Conde de Aranda: El Censo del Conde de Aranda, presidente del Consejo de Castilla, fue encargado entre los años 1768 y 1769 a los obispos que, para ello, recibieron las instrucciones de que, a través de los párrocos de sus respectivas diócesis, recogieran una serie de datos de éstas en un formulario. Así, los datos requeridos eran las circunstancias personales de todos los habitantes adscritos a las diferentes diócesis: edad (hasta 7, 16, 25, 40, 50 y mayores de 50), sexo y estado civil; además, se debía aportar información complementaria sobre el número de exentos en función de su condición: Hidalguía, Real Servicio, Real Hacienda, Cruzada e Inquisición; finalmente, se enumeraban los eclesiásticos y los sirvientes de Iglesia y de Hospitales. Como resultado general se obtuvo la cifra de 9,3 millones de habitantes, si bien se considera que el Censo de Floridablanca60 (posterior al del Conde de Aranda) es más fiable. Sin embargo, es importante destacar que el Censo del Conde de Aranda es considerado el primer censo, debido a que abarca todo el territorio nacional, además de que, por vez primera, se cuentan personas, no vecinos, a pesar de que omiten los de las tierras de Órdenes Militares; asimismo, y también por primera vez, la población es clasificada por sexo y edad.
- 60 Censo de Floridablanca: Censo realizado por el ministro de Carlos III José Moñino y Redondo, Conde de Floridablanca, entre 1786 y 1787, y al que se considera el primer censo de población española realizado con técnicas modernas. En él, se obtuvo información sobre la estructura poblacional conforme a sexo, edad y estado civil, y una ordenación económica de todas las localidades de España.
- 61 Descripciones del Cardenal Lorenzana: También conocido como "Descripciones de Lorenzana", era un cuestionario que constaba de catorce preguntas y que tomaba su nombre del que fuera su promotor, el Cardenal Francisco Antonio de Lorenzana y Butrón (León, 22 de septiembre de 1722 - Roma, 17 de abril de 1804), que las mandó realizar en 1784 para de recabar información de todo tipo sobre la archidiócesis. Dichas preguntas debían ser contestadas por los vicarios, jueces eclesiásticos y curas párrocos del arzobispado.
- 62 Posta: Conjunto de caballerías que se apostaban en los caminos cada dos o tres leguas, para que los tiros, los correos, etc., pudiesen ser relevados. // Casa o lugar donde estaban las postas.
- 63 Sebastián Miñano: Sebastián Miñano y Bedoya (Becerril de Campos, Palencia, 1779 - Bayona, Fracia, 1845) fue, además de escritor, periodista y político, un geógrafo e historiador español, autor del "Diccionario geográfico y estadístico de España y Portugal", una colección de 11 volúmenes publicada entre 1826 y 1829 y que está considerada como la más destacada obra de su tipo hasta la publicación del Diccionario de Madoz64.
- 64 Diccionario de Madoz: El “Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar” es una obra publicada entre los años 1846 y 1850 por Pascual Madoz. Según confiesa el autor, su realización le llevó más de quince años y contó para ello con la labor de veinte corresponsales y más de mil colaboradores. Este Diccionario está formado por 16 volúmenes en los que se describen todas las poblaciones de España, incluyendo en algunos casos su historia.
- 65 Legua: Medida itineraria, variable según los países o regiones, definida por el camino que regularmente se anda en una hora, y que en el antiguo sistema español equivale a 5572,7 metros.
- 66 Pórtico: Sitio cubierto y con columnas que se construye delante de los templos u otros edificios suntuosos. // Galería con arcadas o columnas a lo largo de un muro de fachada o de patio.
- 67 Cayetano Rosell y López: Bibliógrafo, dramaturgo, editor, historiador y traductor español nacido en Aravaca (Madrid) en 1817 y fallecido en Madrid en 1833. Oficial archivero de la Biblioteca Nacional en 1844 y miembro de la Real Academia de la Historia en 1856, que entre muchas otras obras, de ellas algunas comedias y zarzuelas, además de traducciones, escribió en 1865 la “Crónica de la provincia de Madrid”.
- 68 Andrés Marín Pérez: Bibliotecario de la Diputación provincial de Madrid y autor, entre otras, de la “Guía de Madrid”, una obra Geográfica-Histórico-Estadística de la provincia de Madrid publicada en los años 1888-1889.
- 69 Escuela incompleta: Escuelas incompletas son aquellas que no tienen la etapa de Educación Primaria completa, estando los alumnos agrupados bien por ciclo o bien por varios distintos cursos.
- 70 Sistema mixto: Es la combinación de los sistemas simultáneo y mútuo. El simultáneo consiste en enseñar a los alumnos de un mismo nivel educativo, mientras que en el mútuo el profesor se ve ayudado por alguno de sus alumnos.
- 71 Juan Ortega Rubio: Historiador español nacido en Puebla de Mula (Murcia) en 1845 y fallecido en Madrid en 1921. Fue catedrático de historia en la Universidad Complutense de Madrid y publicó, entre otras obras, “Los pueblos de la provincia de Valladolid”, en 1895, e “Historia de Madrid y de los pueblos de su provincia”, en 1921.
- 72 De hecho y de derecho: Distinción jurídico-administrativa entre los habitantes que están empadronados en un población determinada (de derecho) y los que en el momento de contabilizar un censo se encuentran en la misma, estén empadronadas allí o no (de hecho).
- 73 FET y de las JONS: Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista. Único partido político permitido durante el régimen franquista surgido, en abril de 1937, mediante el Decreto de Unificación. Por éste quedaban unidos como un único partido político Falange Española de las JONS, los Tradicionalistas Carlistas y las demás fuerzas políticas que habían apoyado la sublevación militar. En 1977 fue disuelto por Adolfo Suárez, entonces presidente del gobierno español.
- 74 Organización Sindical Española (OSE): Entre 1940 y 1977, fue el único sindicato permitido en España. También conocido como Sindicato Vertical, las leyes franquistas obligaban a todo trabajador y empresario a afiliarse a él.
- 75 Panera: Troje o cámara donde se guardan los cereales, el pan o la harina.
- 76 Tahona: Molino de harina cuya rueda se mueve con caballería. // Panadería.
- 77 Bóveda estrellada: Es una bóveda de crucería78 en la que además de los nervios diagonales cuenta con combados84, espinazos85, ligaduras87 y terceletes88.
- 78 Crucería: Conjunto de nervios que refuerzan y ornamentan las intersecciones de las bóvedas, típico del estilo gótico79.
- 79 Gótico: Dicho del arte: Desarrollado en Europa desde finales del siglo XII hasta el Renacimiento80 y caracterizado, en arquitectura, por el arco apuntado81, la bóveda de crucería y los pináculos83.
- 80 Renacimiento: Movimiento artístico europeo, que comienza a mediados del siglo XV, caracterizado por un vivo entusiasmo por el estudio de la Antigüedad clásica griega y latina.
- 81 Arco apuntado: Arco que consta de dos centros situados en la línea de arranque.
- 83 Pináculo: Remate piramidal o cónico que en la arquitectura gótica cumple una doble función, estética y estructural.
- 84 Combado: Nervio con forma curva de las bóvedas estrelladas.

- 85 Espinazo: Nervio de la bóveda estrellada que se encarga de unir las claves86 de los arcos sobre los que aquella se apoya pasando por la clave de la bóveda.
- 86 Clave: Piedra central y más elevada con que se cierra el arco o la bóveda.
- 87 Ligadura: Nervio de las bóvedas de crucería encargado de unir los terceletes con la clave.
- 88 Tercelete: Nervio de la bóveda estrellado que parte de los mismos puntos que los nervios diagonales para formar un ángulo en la bisectriz que forman estos últimos.
- 89 Ménsula: Elemento perfilado con diversas molduras, que sobresale de un plano vertical y sirve para recibir o sostener algo.
- 90 Cisterciense: Integrante de la Orden benedictina del Císter, fundada en Francia por san Roberto de Molesmes en 1098 y reformada por san Bernardo en el siglo XII. // Perteneciente o relativo a la orden de los cistercienses o a sus miembros.
- 91 Osario: En las iglesias o en los cementerios, lugar destinado para reunir los huesos que se sacan de las sepulturas a fin de volver a enterrar en ellas. // Lugar donde se hallan huesos.
- 92 Arco ojival: Arco apuntado.
- 93 Arco abocinado: Arco que tiene más luz94 en un paramento que en el opuesto.
- 94 Luz: Distancia horizontal entre los apoyos de un arco, viga, etc.
- 95 Baquetón: Baqueta grande. // Junquillo. // Moldura redonda y más delgada que el bocel96.
- 96 Bocel: Moldura convexa lisa, de sección semicircular y a veces elíptica.
- 97 Arco en diafragma: Arco perpiaño: Arco resaltado a manera de cincho en la parte interior del cañón de una nave.
- 98 Arco toral: Cada uno de los cuatro en que estriba la media naranja de un edificio.
- 99 Alfarje: Techo con maderas labradas y entrelazadas artísticamente, dispuesto o no para pisar encima.
- 100 Correa: Cada uno de los maderos que se colocan horizontalmente sobre los pares101 de los cuchillos102 de una armadura para asegurar en ellos los contrapares103.
- 101 Par: Cada uno de los dos maderos que en un cuchillo de armadura tienen la inclinación del tejado.
- 102 Cuchillo: Conjunto de piezas de madera o hierro que, colocado verticalmente sobre apoyos, sostiene la cubierta de un edificio o el piso de un puente o una cimbra.
- 103 Contrapar: Cabrio104 de la armadura del tejado.
- 104 Cabrio: Madero de construcción, variable según las comarcas, de tres a seis metros de longitud y de diez a quince centímetros de tabla. // En la construcción tradicional, madero colocado paralelamente a los pares de una armadura de tejado para recibir la tablazón.
- 105 Zapata: Pieza puesta horizontalmente sobre la cabeza106 de un pie derecho112 para sostener la carrera113 que va encima y aminorar su vano114.
- 106 Cabeza: Listón de madera que se machihembra107 contrapeado110 al extremo de un tablero para evitar que este se alabee111.
- 107 Machihembrar: Ensamblar dos piezas de madera a caja y espiga108 o a ranura y lengüeta109.
- 108 A caja y espiga: Técnica utilizada para ensamblar piezas de madera entre sí, sobre todo cuando estas piezas se juntan en un ángulo de 90 grados. Consiste, de forma básica, en una espiga, o saliente de una de las piezas, que encaja en la caja, o hueco, de la otra pieza.
- 109 A ranura y lengüeta: Técnica utilizada para ensamblar tablas de madera por sus cantos, de modo que la lengüeta de una de las piezas encaja en la ranura de la otra.
- 110 Contrapeado: Aplicar unas piezas de madera contra otras, de manera que sus fibras estén cruzadas.
- 111 Alabear: Dicho de la madera: Torcerse o combarse.
- 112 Pie derecho: Madero que en los edificios se pone verticalmente para que cargue sobre él algo.
- 113 Carrera: Viga horizontal para sostener otras, o para enlace de las construcciones.
- 114 Vano: En una estructura de construcción, distancia libre entre dos soportes y, en un puente, espacio libre entre dos pilas o entre dos estribos consecutivos.
- 115 Pilastra: Columna de sección cuadrangular.
- 116 Arco de medio punto: Arco que consta de una semicircunferencia.
- 117 Óculo: Ventana pequeña redonda u ovalada.
- 118 Lado del Evangelio y lado de la Epístola: En una Iglesia, se llama lado del Evangelio al situado en la parte izquierda desde el punto de vista de los fieles, mirando estos hacia el altar, mientras que el de la Epístola es el de la parte derecha. Toman este nombre de los lados del presbiterio119 desde donde se lee el Evangelio y la Epístola durante la misa.
- 119 Presbiterio: Área del altar mayor hasta el pie de las gradas por donde se sube a él, que regularmente suele estar cercada con una reja o barandilla.
- 120 Imposta: Hilada de sillares algo voladiza, a veces con moldura, sobre la cual va sentado un arco. // Faja saliente de poco volumen, en la fachada de los edificios, que marca el forjado del piso.
- 121 Baptisterio: Edificio, por lo común de planta circular o poligonal, próximo a un templo y generalmente pequeño, donde se administraba el bautismo.
- 122 Enfoscado: Capa de mortero123 con que está guarnecido un muro.
- 123 Mortero: Conglomerado o masa constituida por arena, conglomerante y agua, que puede contener además algún aditivo.
- 124 Encalar: Blanquear con cal algo, principalmente una pared.
- 125 Chapitel: Remate de una torre, generalmente en forma piramidal o cónica.
- 126 Aguja: Chapitel estrecho y alto de una torre o del techo de una iglesia.
- 127 Arco adintelado: Arco que viene a degenerar en línea recta.
- 128 Entablamento: Conjunto de molduras que corona un edificio o un orden de arquitectura y que ordinariamente se compone de arquitrabe129, friso131 y cornisa139.
- 129 Arquitrabe: Parte inferior del entablamento, la cual descansa inmediatamente sobre el capitel130 de la columna.
- 130 Capitel: Parte superior de una columna o de una pilastra, que la corona con forma de moldura y ornamentación, según el orden arquitectónico a que corresponde.
- 131 Friso: Parte del entablamento en los órdenes clásicos que media entre el arquitrabe y la cornisa, en ocasiones ornamentado de triglifos132, metopas138 u otros elementos.
- 132 Triglifo: Adorno del friso dórico133 que tiene forma de rectángulo saliente y está surcado por dos glifos137 centrales y medio glifo a cada lado.
- 133 Orden dórico: Orden que tiene la columna de ocho módulos134 o diámetros a lo más de altura, el capitel sencillo y el friso adornado con metopas y triglifos.
- 134 Módulo: Medida que se usa para las proporciones de los cuerpos arquitectónicos. En la antigua Roma, era el semidiámetro del fuste135 en su parte inferior.
- 135 Fuste: Parte de la columna que media entre el capitel y la basa136.

- 136 Basa: Pieza inferior sobre la que se apoya el fuste de la columna en todos los órdenes arquitectónicos excepto en el dórico.
- 137 Glifo: Canal vertical poco profundo que decora el frente de los triglifos en los órdenes clásicos.
- 138 Metopa: En el friso dórico, espacio que media entre triglifo y triglifo.
- 139 Cornisa: Parte superior del entablamento de un pedestal, edificio o habitación.
- 140 Estípite: Pilastra en forma de pirámide truncada141 invertida, con un elemento figurativo en la parte superior.
- 141 Pirámide truncada: Parte de la pirámide comprendida entre la base y otro plano que corta a todas las aristas laterales.
- 142 Orden toscano: Orden que se distingue por ser más sólido y sencillo que el dórico.
- 143 Agua: Vertiente de un tejado.
- 144 Acción Católica: Asociación de laicos creada por la misma Iglesia con el fin de evangelizar a las personas y a las realidades de la parroquia.
- 145 Herreriano: Perteneciente o relativo a Juan de Herrera, arquitecto español del siglo XVI.
- 146 Crujía: Tránsito largo de algunos edificios que da acceso a las piezas que hay a los lados.
- 147 Abasto: Provisión de bastimentos148, y especialmente de víveres.
- 148 Bastimento: Provisión para sustento de una ciudad, de un ejército, etc.
- 149 Soportal: Espacio cubierto que en algunas casas precede a la entrada principal.
- 150 Cartela: Pedazo de cartón, madera u otra materia, a modo de tarjeta, destinado para poner o escribir en él algo.
- 152 Alféizar: Vuelta o derrame que hace la pared en el corte de una puerta o ventana, tanto por la parte de adentro como por la de afuera, dejando al descubierto el grueso del muro.
- 153 Rasilla: Ladrillo hueco y más delgado que el corriente, empleado para forjar bovedillas y otras obras de fábrica.
- 154 Baldosín hidráulico: Baldosa constituida mediante el prensado de cemento, pigmentos y marmolina en una comprensora hidráulica.
- 155 Pátera: Plato o cuenco de poco fondo que se usaba en los sacrificios antiguos.
- 156 Celosía: Enrejado de listoncillos de madera o de hierro, que se pone en las ventanas de los edificios y otros huecos análogos, para que las personas que están en el interior vean sin ser vistas.
- 157 Bóveda de cañón: Bóveda de superficie generalmente semicilíndrica que cubre el espacio comprendido entre dos muros paralelos.
- 158 Luneto: Bovedilla en forma de media luna abierta en la bóveda principal para dar luz a esta.
- 159 Pechina: Cada uno de los cuatro triángulos curvilíneos que forman el anillo de la cúpula con los arcos torales sobre los que estriba.
- 160 Cruz patada: Cruz paté. // cruz cuyos extremos se ensanchan un poco.
- 161 Esotérico: Oculto, reservado.
- 162 Trapezoide: Cuadrilátero irregular que no tiene ningún lado paralelo a otro.
- 163 Encamonado: Hecho con camones164.
- 164 Camones: Armazón de cañas o listones con que se forman las bóvedas encamonadas o fingidas. // Cada uno de los listones curvos que forman la armazón de una bóveda.
- 165 Bóveda esquifada: Bóveda de aljibe. // Bóveda cuyos dos cañones semicilíndricos se cortan el uno al otro.
- 166 Capialzado: Dicho de un arco o de un dintel: Más levantado por uno de sus frentes para formar el derrame o declive en una puerta o ventana.
- 167 Revoco: Revestimiento continuo con mortero de cal, yeso y en ocasiones cemento, que se aplica en las fachadas sobre un enfoscado.
- 168 Canecillo: Can. // Cabeza de una viga del techo interior, que carga en el muro y sobresale al exterior, sosteniendo la corona de la cornisa.
- 169 Picadero: Madero de corto tamaño con una muesca en medio donde los carpinteros aseguran las cuñas170 u otros palos que adelgazan con la azuela171.
- 170 Cuña: Pieza de madera o de metal terminada en ángulo diedro muy agudo. Sirve para hender o dividir cuerpos sólidos, para ajustar o apretar uno con otro, para calzarlos o para llenar alguna raja o hueco.
- 171 Azuela: Herramienta de carpintero que sirve para desbastar, compuesta de una plancha de hierro acerada y cortante, de diez a doce centímetros de anchura, y un mango corto de madera que forma recodo.
- 172 Apeo: Armazón, madero o fábrica con que se apea el todo o parte de un edificio, construcción o terreno.
- 173 Cumbrera: Parhilera. // Madero de la parte superior de una cubierta sobre el que descansan los pares de la armadura.
- 174 Rodete: En diferentes maquinarias, pieza giratoria cilíndrica achatada y de canto plano sobre el cual pasan las correas sin fin.
- 175 Cacera: Zanja o canal por donde se conduce el agua para regar.
- 176 Almazara: Molino de aceite.
- 177 Arco carpanel: Arco que consta de varias porciones de circunferencia tangentes entre sí y trazadas desde distintos centros.
- 178 Estribo: Macizo de fábrica, que sirve para sostener una bóveda y contrarrestar su empuje.
- 179 Pretil: Murete o vallado de piedra u otra materia que se pone en los puentes y en otros lugares para preservar de caídas.
- 180 Guardarruedas: Poste de piedra que se pone en la esquina de un edificio o a los lados de las carreteras.
- 181 Amojonar: Señalar con mojones182 los linderos de una propiedad o de un término jurisdiccional.
- 182 Mojón: Señal permanente que se pone para fijar los linderos de heredades, términos y fronteras.
- 183 Péndola: Cada una de las varillas verticales que sostienen el piso de un puente colgante o tienen una función similar en otras obras.
- 184 Relaciones Topográficas de Felipe II: Las “Relaciones Topográficas de los Pueblos de España” (o “Relaciones histórico-geográficas de los pueblos de España”, según otros autores), realizadas por orden de Felipe II, fue una obra estadística con la que el rey pretendía dar una descripción lo más detalladamente posible de todas y cada una de las poblaciones que existían en los reinos bajo su mandato. Está formada por un total de siete tomos (seis para pueblos y ciudades, y uno monográfico para Toledo) y su original se encuentra en la biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Su estructura es la de un cuestionario concreto con interrogantes (o capítulos, como se llama en la obra) que tratan sobre diferentes aspectos (demográficos, sociológicos, estratégicos, geográficos y económicos) de las localidades. Estas preguntas debían ser respondidas por una delegación de hombres viejos, sabios o letrados, dando tanta información de cada municipio como fuera posible.
- 185 Pila: Cada uno de los machones186 que sostienen dos arcos contiguos o los tramos metálicos de un puente.
- 186 Machón: Pilar de fábrica.
- 187 Mechinal: Agujero cuadrado que se deja en las paredes cuando se fabrica un edificio, para meter en él un palo horizontal del andamio.
- 188 Cruz de San Andrés: Figura formada por dos palos o maderos que se cruzan en ángulos agudos y obtusos, resultando un aspa.
- 189 Gavión: Cilindro de grandes dimensiones, tejido de mimbres o ramas, relleno de tierra o piedra usado en obras hidráulicas.
- 190 Lucerna: Abertura alta de una habitación para dar ventilación y luz.
- 191 Ortogonal: Perpendicular. // Dicho de una línea o de un plano: Que forma ángulo recto con otra línea o con otro plano.

DATOS DE INTERES

LOCALIZACIÓN Y COMUNICACIONES:
AUTOBUS:
INTERURBANOS:
- Línea 415: Madrid (Villaverde Bajo-Cruce) - Villaconejos.
- Línea 416: Valdemoro (Hospital) - San Martín de la Vega - Titulcia - Colmenar de Oreja.

CARRETERAS:
Desde Madrid:
- Por la A-4 > Salida 29 > M-404 (en dirección Ciempozuelos/Navalcarnero/R-4/Madrid/Córdoba).

TREN:

METRO:

METRO LIGERO/TRAVÍA:

Los datos de comunicaciones se han tomado, en junio de 2019, de la web del Consorcio de Transportes de Madrid y de Google Maps.


BIBLIOGRAFIA Y ENLACES EXTERNOS:
- VV.AA.: “Arquitectura y Desarrollo Urbano. Comunidad de Madrid (zona Sur). Tomo XIII”; Edita: Dirección General de Arquitectura y Vivienda, Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Fundación Caja Madrid y Fundación del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid; ISBN: 84-451-2699-7; Depósito Legal: M-50.273-2004.
- Agustín Izquierdo (dirección editorial): “Camino de Andalucía”; Colección “Biblioteca Madrileña de Bolsillo / Pueblos y ciudades”; Servicio de Publicaciones de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid; ISBN: 84-451-2193-6; Depósito Legal: M-6622-2002.
- Sebastián de Miñano: "Diccionario Geográfico-Estadístico de España y Portugal. Tomo IV."; Imprenta de Pierart-Peralta, Plazuelo del Cordón, N.1, Madrid; 1826.
- Pascual Madoz: "Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Tomo VIII."; LA ILUSTRACION. Est. Tipográfico-Literario Universal, Calle de la Madera baja, núm. 8, Madrid; 1847.
- Cayetano Rosell y López: “Crónica de la provincia de Madrid.”; Madrid, 1865; Comunidad de Madrid, AGE (COCULSA), Torregalindo, 5 Madrid-16; ISBN: 84-500-9500-X, Depósito Legal: M-41587-1983.
- Andrés Marín Pérez: “Guía de Madrid y su provincia. Tomo I.”; Escuela tipográfica del Hospicio. Calle de Fuencarral, 84, Madrid; 1888.
- Juan Ortega Rubio: "Historia de Madrid y de los Pueblos de su Provincia. Tomo II."; Imprenta Municipal, Madrid; 1921.
- VV.AA.: "Diccionario Geográfico de España". Prensa Gráfica, Madrid; 1956-1961.
- G. Fatás y G.M. Borrás: "Diccionario de Términos de Arte". Alianza Editorial, S.A., Ediciones del Prado, Madrid; 1980; ISBN: 84-7838-388-3, Depósito Legal: M-36.868-1993.
- Plan General de Ordenación Urbana. Catálogo de Bienes Protegidos
- Censo de Pecheros de Carlos I, 1528 (Archivo .xls)
- Censo de la Corona de Castilla, 1591 (Archivo .xls)
- Censo de Campoflorido, 1712 (Archivo .xls)
- Censo del Marqués de la Ensenada, 1752 (Archivo .xls)
- La Población de la Actual Provincia de Madrid en el Censo de Floridablanca (1786) (Archivo .pdf)
- Alicia Pacual Hernansanz: Leer, escribir, contar y rezar. La escuela en los pueblos de Madrid en el S. XIX
- "Un puente de luz sobre el río Jarama" (El País, 28/12/2002)
- II CONGRESO DE ACHE PUENTES Y ESTRUCTURAS
- DRAE

Página anterior    Inicio
Contacto con uVdM